Tras una llamada, Closs moderó sus críticas