Un estudio afirma que el 7% de los empleados del Estado son "ñoquis"