Opinión. Un fallo con pistas claras sobre el futuro