Opinión. Una política que exige construir consensos