Opinión. Capacitación, clave para el desarrollo moderno