Coronavirus: La moda pide un plan Marshall para subsistir

Coronavirus: Los locales de ropa pide una flexibilizacvión para el sector
Coronavirus: Los locales de ropa pide una flexibilizacvión para el sector
Carla Quiroga
(0)
1 de junio de 2020  • 12:20

En la Argentina, el sector de la indumentaria padece los efectos del coronavirus : aún permanece con las persianas bajas y números desoladores. Las ventas registraron un descenso del 22% en el primer trimestre del año , de acuerdo al último informe elaborado por la consultora IES. El trabajo destacó que la caída más significativa se produjo durante marzo con una contracción interanual del 65,1% . "Hacia adelante, el sector se encuentra condicionado por la cantidad de empresas que logren sobrellevar la cuarentena", afirma Alejandro Ovando, Director de la consultora.

En abril el impacto fue mucho peor: las ventas disminuyeron un 79,1% anual mientras que el calzado y marroquinería siguió la misma línea, disminuyendo un 79,9%, según un informe realizado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) a partir de una medición que se realizó en base a 1100 comercios de todo el país, analizados entre el miércoles 29 de abril y el sábado 2 de mayo. En este contexto, empresarios del sector insisten en la necesidad de generar algún tipo de flexibilización de la cuarentena para los negocios de indumentaria . "Hoy hay 400 empresas, es decir el 85% del sector con la cadena de pago totalmente rota y sin posibilidad de llegar a juni o", advierte Claudio Drescher, presidente de la Cámara de la Indumentaria (CIAI). Hoy las empresas están vendiendo online pero la facturación no llega al 10% de lo que vendía en los tiempos pre pandemia .

Un millón de puestos de trabajo en peligro

La comercialización por canales virtuales no es suficiente para cubrir los costos de empleados, parte de alquileres, seguros, servicios e impuestos. Drescher alerta que el mundo de la moda genera a un millón de puestos de trabajo - contemplando toda la cadena de valor: hilado, textiles, los que tiñen, los talleres de confección, el diseño, la marca y la comercialización- que están en peligro si no se flexibiliza la cuarentena para el sector. Por eso, trabajó es un protocolo similar al que aplicaron las principales tiendas en Europa. "Se propone la reapertura de los locales de cercanía de 12 a 20 horas, con personal que no viaje en medios de transporte público, barbijos, distanciamiento social - un metro y medio entre los clientes-, ingreso limitado - una persona cada 15 metros cuadrados-, toma de fiebre, limpieza estricta y cierre de los probadores" , detalla. Lo que plantea es que la gente pueda asistir a los locales, compre y luego se pruebe la ropa en su casa, en el caso de que no le guste como le quedó puede devolverla. Luego esa prenda ingresa en cuarentena por 48 horas, además de desinfectarla a altas temperaturas. Una vez cumplido ese plazo, vuelve al circuito: un procedimiento que ya se toma para productos de venta online.

El sector tiene la cadena de pago totalmente rota
El sector tiene la cadena de pago totalmente rota

Planean postergar el día del padre

Otra de las propuestas es la postergación del día del padre para el 19 de julio - lo mismo se hizo en Uruguay donde el día de la madre pasó de mayo a junio-. La iniciativa que la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI) está trabajando junto a la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires (Fecoba) - que agrupa a 230 cámaras y 130.000 pymes- ya fue presentada Paula Español, secretaria de Comercio Interior. Y si bien la decisión final no depende de este organismo es una forma de obtener un aval para avanzar en el cambio. " La industria de la moda necesita un plan Marshall, un plan de reconstrucción. Sin eso no se puede producir, no hay capital de trabajo para empezar a fabricar para la próxima temporada. Sin producto no hay recuperación", afirma Drescher.

Qué hicieron en España

En España, la apertura de las grandes tiendas como Zara fue por fases. En la primera etapa se habilitó la apertura de tiendas de menos de 400 metros cuadrados con turnos de visita solicitados previamente . Además, se limitó la visita a un máximo de media hora y hasta cuatro clientes en el interior. Y los empleados y clientes debían llevar máscaras y guantes . Por otra parte, se separaron las cajas con mamparas de protección y se aplicaron estrictos protocolos de limpieza incluyendo la constante desinfección de las prendas y los probadores. En la siguiente fase Inditex -el grupo dueño de la marca- permitió la entrada a sus establecimientos sin una cita previa, pero las tiendas podían recibir hasta el 30 por ciento de su capacidad total

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.