Opinión. Crisis global, oportunidad local