Desarrollo imparable

Nuevos y viejos emprendimientos atraen cada vez más a familias que buscan la zona como lugar para vivir en forma permanente. Muchos servicios, facilidad de accesos y el encantador aire rural, con el polo como estandarte, los principales atractivos
Javier Reyes
(0)
15 de enero de 2011  

Para muchos, mudarse al verde implica un cambio de vida profundo. No nos extraña, entonces, que quienes toman esa decisión busquen ciertos aspectos que hagan la diferencia a la hora de invertir, como poder practicar deportes, tener su piscina o simplemente andar a caballo por algún sendero ecuestre mientras la tarde avanza lentamente. En ese sentido, varias zonas ofrecen desarrollos que reúnen estos requisitos, a los que se suman una amplia gama de servicios y un factor distintivo, el contacto con las tradiciones camperas.

El partido de Cañuelas, en el sudoeste del Gran Buenos Aires, es uno de los que posee estas características, y por la proximidad a Buenos Aires -apenas 60 kilómetros- experimentó en los últimos tiempos una expansión notable, gracias a su aire campestre, los buenos y rápidos accesos y la gran cantidad de servicios.

Ahí, entre los emprendimientos históricos se encuentra el Club de Campo La Martona, creado en 1975 en las tierras donde funcionó la primera industria láctea nacional, que dio nombre al proyecto. También en sus instalaciones se alojó, en pleno Mundial de fútbol 78, el seleccionado de fútbol de España.

Está en la ruta 205 km 54,5, cerca de Alejandro Petión. Cuenta con 420 hectáreas parquizadas y todos los servicios, incluidos el gas natural y el servicio médico las 24 horas, con ambulancia de alta complejidad.

Aproximadamente tiene 1800 lotes, incorporada una nueva zona (conocida como el nuevo polígono del lago, con 120 fracciones); la superficie de los terrenos oscila entre 800 y 1600 m2, con precios desde US$ 50.000 hasta US$ 150.000.

En cuanto a viviendas, tiene cerca de 950 casas. En la actualidad, se construyen 10 obras y otras 25 corresponden a edificaciones que se reforman en estos días. También hay en reventa, y se consiguen entre 120.000 y 850.000 dólares (con superficies variadas, que promedian los 200 m2 cubiertos).

Constanza Cattaneo, de la inmobiliaria Cattaneo, que comercializa La Martona, se refirió al potencial de la zona de Cañuelas y lo que prioriza la gente a la hora de instalarse en el lugar. "En el country, la población permanente aumentó en un número considerable, pero el despegue se espera para los próximos dos años. Notamos que el crecimiento estará ligado a la apertura de la nueva sede de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (USES) en marzo, que se inaugurará en Cañuelas, con una apuesta muy fuerte de todas sus carreras y el apoyo del municipio local, con el propósito de consolidar la zona. Esto abre un polo muy interesante, ya que estarían completos todos los niveles con un excelente nivel de formación, factor clave que priorizan las familias a la hora de mudarse", dijo.

"Por otra parte, al ser La Martona un proyecto con trayectoria y tener muchas actividades sociales y deportivas, los nuevos propietarios son muy bien recibidos y se adaptan rápidamente a la vida de la urbanización", agregó.

Entre los servicios y áreas comunes, se encuentran un clubhouse principal, cancha de golf de 18 hoyos, driving ranch, 20 canchas de tenis (seis iluminadas), tres piletas de natación, club hípico, dos canchas de polo, dos canchas de hockey sobre césped, 8 de fútbol, gimnasio y sauna, por ejemplo.

Otras ventajas que se encuentran en Cañuelas son el Club de Planeadores, muy frecuentado por los aficionados a los vuelos los fines de semana; la oferta gastronómica, y sobre todo el desarrollo del polo. También La Martona está cerca de las instalaciones de La Dolfina (donde Adolfo Cambiaso es el jugador y símbolo más importante de este club y equipo).

Más oferta

Cañuelas, a sólo 40 minutos de Puerto Madero por la Autopista Ezeiza-Cañuelas, propone diversas propuestas. Entre los desarrollos, algunos están completamente consolidados y otros proyectan nuevas etapas debido a la gran demanda del mercado. Por otra parte, se construyen casas de uso permanente, destinadas a un público que prefiere la vida en contacto con la naturaleza y alejada de los inconvenientes que ocasiona la gran ciudad.

El entorno se caracteriza por la fusión del campo con las comodidades que brinda la ciudad, con disponibilidad de farmacias, supermercados, bancos, centros médicos, colegios, entre otros servicios.

Una de las alternativas es Chacras de Uribelarrea, a 800 metros del kilómetro 82,500 de la ruta 205, en la localidad de Uribelarrea, dentro de este partido. Posee 77 hectáreas con 104 chacras y sólo quedan algunas en reventa desde 3000 hasta 10.000 m2, en valores que oscilan entre 40.000 y 60.000 dólares. Se estudia la posibilidad de desarrollar una segunda etapa con la adquisición de un predio lindero de 12 hectáreas.

Hay 54 casas construidas, de las cuales seis son utilizadas como vivienda permanente. Carlos Méndez Rivas, uno de los desarrolladores de Chacras de Uribelarrea, precisó: "Se han construido viviendas muy importantes. Y lo interesante de este proyecto es que dispone de terrenos más amplios, que en realidad son los que busca la gente. Es ideal para un público que le agrada disfrutar y vivir en un ámbito rural".

El desarrollo tiene espacios de recreación y áreas deportivas tales como canchas de tenis, de voley, de bochas y de fútbol.

Por otro lado, Daniel Antúnez Vega, director de Antúnez Vega Propiedades, la comercializadora de La Taquara Club de Campo, expresó: "Los desarrolladores decidieron invertir en el circuito Ezeiza-Cañuelas por el alto potencial que tiene la zona, y además porque no está ampliamente desarrollado".

Esta zona tiene mucho movimiento de gente. "Se busca mucho verde y huir del caos que se vive en Buenos Aires. Hay una demanda creciente de vivienda permanente porque existe un público que trabaja en la gran ciudad y quiere afincarse en el corredor de Cañuelas por el fácil y rápido acceso. En este sector de la provincia encuentran tranquilidad, seguridad y contacto con la naturaleza", agregó Antúnez Vega.

Aunque existe un dilema: "Hay gente que puede y quiere desarraigarse de Buenos Aires y otra que no puede cortar esa dependencia con la gran ciudad", explicó.

El posicionamiento que tiene el polo en la zona hizo que en La Taquara vivan hoy profesionales dedicados al deporte del taco y la fusta, como los veterinarios, algunas polistas, cuidadores de caballos, entre otros protagonistas de la actividad.

El desarrollo de La Taquara está a cargo de la empresa Malonus SA, y se encuentra muy próximo a Cañuelas, sobre la ruta 205, kilómetro 56, a pocos metros de la autopista por la bajada Petión. Desarrollado a partir de 2006 sobre 30 hectáreas, cuenta con un total de 142 lotes de entre 800 y 1100 m2. Se vendió el 80% de la primera etapa de 100 lotes. Ya tiene 26 casas entre las terminadas y las que están en obra, y dos a punto de iniciar la construcción.

"Tiene un 50% del área destinada a espacios comunes, y la añosa arboleda le brinda una magia muy particular. El clubhouse tiene una armónica integración con el paisaje y se puede disfrutar de las apacibles vistas del campo a través de los grandes ventanales", afirma Antúnez Vega.

La inversión es de 3 millones de dólares y los valores de los terrenos son desde 39.000 dólares para los lotes de 800 m2 y 47.000 dólares para los de 1000 m2, con financiación propia, y se ajusta a cada necesidad, con un máximo de 24 cuotas fijas.

Otro desarrollo consolidado es el de Chacras de la Trinidad, también en Alejandro Petión, en el acceso de la bajada del kilómetro 54 de la Autopista Ezeiza- Canuelas, a 8500 metros de ahí.

Tiene una superficie total de 339 hectáreas con 46 chacras de polo de 5000 m2 y 101 de una hectárea. "Posee una infraestructura conformada por el edificio de acceso, tres canchas de polo, clubhouse, cancha de práctica y zona hípica para caballerizas, más corrales, pistas de vareo, forestación y laguna", expresó Jorge O’Reilly, socio director de Eidico, compañía desarrolladora de Chacras de la Trinidad.

También se encuentra el proyecto Las Cañuelas Club de Campo, sobre el km 56,3 de la ruta 3, y a 10 kilómetros de Cañuelas, trazado en 51 ha, integradas por 221 lotes desde 700 hasta 1600 m2, con un 60% de la superficie total destinada a espacios verdes, donde se ha desarrollado un campo de golf de 9 hoyos par 70 con doble salida y cuatro lagunas.

"Cabe destacar que el 85% de los lotes cuenta con una privilegiada vista hacia la cancha, situación que es posible gracias a que el diseño prioriza la calidad a la cantidad de los lotes. Actualmente hay 40 casas entre construidas y las que están en construcción", detalló Ezequiel I. Frati, del área de ventas de Impacto Operaciones Inmobiliarias, la comercializadora.

Entre los servicios, Las Cañuelas tiene un amplio clubhouse principal de 700 m2, con vista al lago, enmarcado por los hoyos 4 y 5; canchas de tenis y fútbol; tres piscinas y quincho. La forestación interna y perimetral tiene una antigüedad promedio de 10 años y se destacan fresnos, acacias, robles, álamos; en el bulevar de entrada hay palmeras y liquidámbares.

El valor de los lotes arranca en los 64.000 dólares y varían según la superficie y ubicación (internos, con vista al golf o sobre el bulevar de ingreso al country). "Actualmente se encuentran vigentes dos promociones que permiten adquirir el lote totalmente financiado o al contado con un importante descuento del 30% sobre precio de lista", destacó Frati.

Sobre la expansión de Cañuelas, destacó: "Si bien vemos que es mayor el número de propietarios de fines de semana sobre los permanentes, cabe destacar un paulatino incremento de los últimos, así como la presencia de los de fin de semana en días hábiles. Entendemos que es un proceso lógico de cambio entre vivir en la Capital o Gran Buenos Aires y adaptarse a una vida más pueblerina, como es la que ofrece este partido".

El más nuevo

Entre las novedades se encuentra el flamante proyecto Lomas de Petión, en plena etapa de desarrollo, con 40 ha destinadas al uso residencial y comercial (en el futuro podría tener un hotel).

Está emplazado frente al pueblo de Alejandro Petión, sobre Mariano Acosta N° 717, arteria que es el nexo entre el km 55 de la Autopista Ezeiza-Cañuelas y el km 54,5 de la ruta 205.

"El sector residencial consta de 102 lotes, todos con generosas medidas, que oscilan entre los 1400 y 2000 m2, con frentes no menores a 24 m y con salida a dos calles, lo que les da absoluta independencia e intimidad respecto de los terrenos vecinos, manteniendo el típico estilo campestre. Las 10 ha restantes, destinadas a usos varios, constan de 10 manzanas en las que se prevé el desarrollo de condominios con características edilicias modernas, piscina, juegos infantiles, guardacoches, por ejemplo, así como un ameno centro comercial, entre otros", comentó José Luis Ferrari, de Ferrari Propiedades, la comercializadora.

Se encuentran en etapa de preventa los lotes demarcados y subdivididos, con planos aprobados y escrituración inmediata. "Los terrenos tienen financiación propia de entre 12 y 18 cuotas sin interés; los valores de los lotes, que varían por su metraje y ubicación, oscilan entre 36.000 y 48.000 dólares, y se pueden financiar hasta en 60 cuotas con un pequeño interés, pero pudiendo cancelar las mismas sin penalidad en el momento conveniente", describió Ferrari.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.