Opinión. Invertir en tiempos de incertidumbre económica