Opinión. La clave del resultado, la confianza