Opinión. La hora del ladrillo