Opinión. La macroeconomía y el cambio estructural