Los inmuebles pasan las crisis

Crédito: Ricardo Pristupluk
Marcos Juejati
(0)
2 de septiembre de 2019  

El real estate sigue siendo viable en un momento económico como el actual? La pregunta, que llega a nuestros oídos con frecuencia tiene un respuesta tan simple como contundente: los desarrollos inmobiliarios prevalecen a los contextos. Esto significa que el sector tiene un horizonte próspero y auspicioso, siempre que tengamos en claro que se trata de un negocio de mediano y largo plazo, que requiere de un modo de hacer confiable, serio, sólido y de la sensibilidad para contribuir a la ecuación de equilibrio que el mercado y la sociedad demandan. Sólo con ese norte definido, mirando tanto el hoy como el mañana, es que podremos visualizar cristalinamente las perspectivas que ofrece el desarrollo inmobiliario.

Desde el punto de vista del inversor, destinar capital hoy a los ladrillos ya no es solamente un resguardo de valor: es un multiplicador de valor. La experiencia del sector lo ha demostrado a lo largo de los oscilantes últimos 25 años que vivió la Argentina: aquellos que destinaron recursos a bienes raíces respaldados por desarroladores confiables, certeros, de excelente diseño y terminación y ubicados en las zonas consolidadas de la ciudad de Buenos Aires han obtenido un rendimiento por demás adecuado y competitivo.

Por supuesto, para ello se requiere de un modelo de negocio consolidado, con credibilidad, con una manera de hacer transparente y efectiva, que podríamos denominar premium.

Desde el punto de vista del consumidor final, debemos ofrecer las garantías necesarias para entender y sintonizar el formato de la demanda y responder con productos que estén a la altura de las circunstancias, con soluciones y propuestas acordes. El desarrollo inmobiliario es, así, un negocio con perspectivas claras para aquellos que trabajemos con esa visión, ofreciendo los productos y soluciones que tanto la época como la prospectiva requieren.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.