Opinión. Observar la coyuntura con objetividad