Resurgir de las cenizas

El teatro Argentino se convertirá en un complejo residencial y de galerías de arte, bajo la figura jurídica de fideicomiso al costo
Javier Reyes
(0)
17 de septiembre de 2011  

La tradición teatral de Buenos Aires es reconocida en todo el mundo, tanto por la cantidad y calidad de sus artistas y puestas en escena como por la convocatoria que tienen las obras. Y parte de esa historia está ligada al teatro Argentino. En Bartolomé Mitre al 1400, por su escenario pasaron actores como el legendario Florencio Parravicini (que lo consideraba como su segunda casa) o Inda Ledesma, Lautaro Murúa, Nelly Prono, Nora Cullen y Ernesto Bianco. También fue el lugar donde se estrenaron obras como El señor Puntila y su chofer, de Bertolt Brecht; La muerte de un viajante, de Arthur Miller; Llegan los artistas, de Jacobo Langsner, y el musical Hair.

Pero en mayo de 1973, apenas unas horas antes del debut de la obra Jesucristo Superstar, un repentino incendio destruyó el teatro. Los 42 integrantes del elenco y su productor, Alejandro Romay, vieron junto a los vecinos de la ciudad cómo su esfuerzo y sus sueños desaparecían entre las llamas. Ese fue el fin de décadas de historia, recuerdos y vivencias protagonizadas por artistas nacionales, y significó la pérdida de un gran escenario.

Hoy, 38 años más tarde, el proyecto llevado adelante por la desarrolladora inmobiliaria M&M le devolverá a la ciudad el teatro Argentino, que se sumará a las más de 200 salas que existen en Buenos Aires.

Para alegría de quienes sueñan con nuevos espacios para poder expresar sus deseos artísticos, el nuevo teatro contará con salas de ensayo y con la tecnología de sonido y la puesta en escena más modernas. Además, por un convenio con el Ministerio de Cultura del GCBA se prevé actividades para escuelas y actores del interior, e iniciativas y charlas culturales.

El histórico teatro será reconstruido y abrirá sus puertas nuevamente en la planta baja del edificio llamado Alto Grande del Arte, un emprendimiento inmobiliario. El diseño estará a cargo del arquitecto Oscar Fuentes y contará con el asesoramiento de expertos referentes del ambiente artístico.

El desarrollo se emplazará en un terreno de 1850 m2. "Estará a pocos metros de la avenida Corrientes y sus cimientos forman parte de nuestro pasado cultural", afirmó Mariano Maioli, presidente de M &M Propiedades. Y agregó: "Al nuevo teatro se sumarán salas de exposición, galería de arte, de ensayos y espacios dedicados a la cultura. El proyecto busca recuperar el encanto de este tipo de oferta que supo tener la calle Bartolomé Mitre antiguamente".

Características edilicias

El edificio constará de 19.000 m2 distribuidos en 19 plantas con 270 departamentos monoambiente y de uno y dos dormitorios con superficies entre 27 y 70 m2. Tendrá un imponente lobby con techo de doble altura, donde funcionará la galería de arte para recibir a residentes, huéspedes y visitantes. También ofrecerá los mejores servicios con vigilancia las 24 horas, ascensores de última generación, gimnasio totalmente equipado y salón de usos múltiples. Además tendrá dos subsuelos que incluirán 150 cocheras. En la terraza habrá piscina, jacuzzi y solárium con deck de madera.

El inmueble brindará muy buenas vistas hacia las cúpulas más hermosas de la ciudad como las de los edificios Barolo, La Inmobiliaria y la iglesia de La Piedad, entre otros.

El proyecto se construirá bajo la figura de fideicomiso al costo, con condiciones de ingreso muy atractivas y con proyecciones de rentabilidad y valorización muy favorables. Con aproximadamente 31.000 dólares y el resto en cuotas, se puede acceder a una unidad. Los propietarios luego podrán habitarlas, alquilarlas o convertirlas en estudio profesional. También tendrán la posibilidad de ceder su unidad en administración al condohotel, que ocupará parte del edificio y será operado por Tay Condo & Hotels Management.

"Quienes ingresen en el sistema en cuestión percibirán máxima rentabilidad mensual fija y accederán a un contrato de alquiler con una flexibilidad única en el mercado", concluyó Maioli.

El inicio de obra se prevé para diciembre próximo y demandará alrededor de dos años y medio.

La inversión necesaria para iniciar la obra será aportada por los mismos compradores particulares que, aprovechan la ventaja del fideicomiso al costo para obtener la unidad a un precio mucho menor al del mercado. Las cifras de la inversión rondarán los 27 millones de dólares, que contará con la seguridad de ser administrada por la compañía desarrolladora durante la obra.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.