Crimen de Fernando Báez Sosa: la Justicia y la querella avanzan con la identificación del sospechoso número 11

Crimen de Fernando Báez Sosa: está identificado el sospechoso número 11
Crimen de Fernando Báez Sosa: está identificado el sospechoso número 11 Crédito: Archivo
(0)
22 de septiembre de 2020  • 20:05

En medio de la pandemia que azota al país, la investigación por el asesinato de Fernando Báez Sosa, ocurrido el 18 de enero en Villa Gesell, sigue su curso. Mientras que la querella tiene identificado al sospechoso número 11 que quedó registrado en imágenes junto a los diez imputados, la Justicia les tomó declaración a dos amigos de los jóvenes, que dieron datos coincidentes sobre ese joven, un tal "Pipo". Restan ahora peritajes de reconocimiento facial a partir de las filmaciones y fotografías existentes para certificarlo.

Así lo confirmó a LA NACION Fabián Améndola, que junto a Fernando Burlando representa en la querella a los padres de Báez Sosa. "Nosotros lo tenemos identificado hace tiempo, luego de que llegara un informe pericial de la Policía Federal en el que están determinados los cruces telefónicos de los imputados. Algunos lo habían agendado con el sobrenombre y otros, con nombre y apellido", dijo el letrado, que aún desconoce si el sospechoso es menor o mayor de edad. En varias de las imágenes que se viralizaron tras el homicidio se puede ver a un joven espigado, vestido de negro, que está en contacto con los imputados.

Améndola agregó que, días atrás, hubo declaraciones testimoniales vía electrónica ante la fiscalía que lleva adelante la investigación en la que dos jóvenes, amigos de los imputados, mencionaron al tal "Pipo" con nombre y apellido. "Coincidía con los datos que teníamos nosotros, lo que acreditó nuestra información", precisó. El abogado indicó: "Falta llevar adelante un peritaje de digitalización de imágenes para la identificación facial de los protagonistas en los distintos momentos que quedaron registrados" y luego "faltará determinar" si ese sospechoso N°11 tuvo o no participación activa en el hecho".

En la actualidad están detenidos en la Alcaidía de Melchor Romero, con prisión preventiva, Máximo Thomsen, de 20 años; Ciro Pertossi, de 20; Luciano Pertossi, 18; Lucas Pertossi, de 21; Enzo Comelli, de 20, Matías Benicelli, de 20; Blas Cinalli, de 19, y Ayrton Viollaz, 21, a quienes la fiscal Verónica Zamboni considera coautores del crimen del joven. Otros dos jóvenes zarateños, Juan Pedro Guarino y Alejo Milanesi, ambos de 19 años, están acusados de ser partícipes necesarios del hecho y siguen ligados al proceso, pero en libertad.

El pedido de elevación a juicio se realizaría en las próximas semanas. Una vez que eso ocurra, la defensa de los acusados, a cargo del letrado Hugo Tomei, solicitará que los imputados sean sometidos a un procedimiento de juicio por jurados. La fiscal Zamboni ya comenzó a redactar la requisitoria con la acusación por homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas, delito que contempla como única pena posible la prisión perpetua.

Améndola dijo: "Para nosotros está tan clara la situación que sería indistinto que lo juzgue un tribunal de jueces técnicos o un jurado popular. Se ha podido recolectar muchísima prueba, mucha vinculada a imágenes; nos parece que no habría mucha duda con relación a la actuación de cada uno de los imputados", expresó.

El crimen de Fernando Báez Sosa

En la madrugada del 18 de enero, Báez Sosa fue asesinado a golpes y patadas frente al boliche Le Brique, de donde la víctima y dos de sus amigos habían salido tras una gresca con otros jóvenes. Fernando recibió contusiones en la cabeza que le provocaron la muerte antes de que pudiera ser atendido por médicos; mientras, sus agresores huyeron.

Casi toda la secuencia del episodio fue registrada por distintas cámaras de seguridad y varias personas grabaron escenas con sus teléfonos celulares; eso permitió que los sospechosos fueran identificados y detenidos horas más tarde en la casa que alquilaban, a pocas cuadras del lugar del crimen. Según se determinó durante la pesquisa, Báez Sosa presentaba dos marcas en la cara, una de las cuales coincide con unas zapatillas secuestradas a Thomsen, señalado como el autor de la patada que segó la vida de Fernando.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.