De Axel Blumberg a Anahí Benítez: cuatro secuestros emblemáticos con jóvenes de los últimos 15 años

En 2004, Axel Blumberg, de 23 años, fue secuestrado y asesinado; un caso emblemático pero no único
En 2004, Axel Blumberg, de 23 años, fue secuestrado y asesinado; un caso emblemático pero no único
(0)
21 de noviembre de 2018  • 12:23

El secuestro seguido de muerte de Xiomara Mendez Morales, la adolescente de 15 años capturada ayer a la salida de su colegio en el barrio de Flores y hallada hoy sin vida en el automóvil de sus secuestradores, reavivó el doloroso recuerdo de varios hechos similares ocurridos en los últimos años.

Axel Blumberg

La historia de Axel Blumberg marcó un antes y después en los secuestros extorsivos. Axel tenía 23 años y estudiaba ingeniería en el Instituto Tecnológico de Buenos Aires, cuando el 17 de marzo de 2004 por la noche fue secuestrado en la localidad de Martínez mientras iba a buscar a su novia. Siguiendo las instrucciones de los secuestradores, la familia les entregó 50.000 pesos (en ese entonces alrededor de 17.000 dólares). Pero un tiroteo con la policía frustró el rescate: los delincuentes lograron escapar y poco después ejecutaron al cautivo de un disparo en la cabeza.

Tras el asesinato de Axel, su padre, Juan Carlos Blumberg , convocó a una marcha para pedir medidas contra la inseguridad y entregar un petitorio, que reunió a más de 100.000 personas frente al Congreso. Como consecuencia, se aprobó la Ley 25.886, que endureció las penas en los delitos que incluyeran armas. En octubre de 2006, Martín Peralta y José Díaz, dos de los acusados por el secuestro y asesinato de Axel fueron condenados a reclusión perpetua. Otros diez imputados recibieron penas de entre 20 y 3 años de prisión.

Nicolás Garnil

El domingo 25 de julio de ese mismo año, Nicolás Garnil, de 17, estaba yendo a misa junto a su madre, cuando un grupo comando armado con fusiles que circulaba en dos vehículos lo secuestró en el barrio de Beccar , partido bonaerense de San Isidro. Los delincuentes exigieron un rescate de 300.000 pesos, pero finalmente la familia pudo reunir 65.000, unos 22.000 dólares. Fue una historia que terminó bien: luego de veinte días de cautiverio y tras la entrega del dinero, Nicolás fue liberado en buen estado de salud.

Matías Berardi

El caso de Matías Berardi, un joven oriundo de Ingeniero Maschwitz de 16 años, terminó en tragedia. La madrugada del 28 de septiembre de 2010 volvía de una fiesta de egresados en el boliche Pachá, en la costanera porteña, cuando fue interceptado por tres hombres tras bajar de una combi en Panamericana y Ruta 25. Sus captores lo encerraron en el baño de una herrería y pidieron 30.000 pesos -cerca de 7500 dólares- para liberarlo.

En un descuido, Matías logró escapar y pidió ayuda a algunos vecinos, pero fue ignorado. Los secuestradores entonces lo persiguieron y recapturaron; luego, lo llevaron hasta un basural en Campana donde lo mataron de un balazo en la espalda. Casi tres años más tarde, en abril de 2013, cinco de los once miembros de la banda recibieron condenas a prisión perpetua.

Anahí Benítez

El año pasado ocurrió uno de los casos más terribles. El 4 de agosto, semienterrado en la Reserva Natural Santa Catalina, del partido bonaerense de Lomas de Zamora, fue encontrado el cuerpo de Anahí Benítez, una adolescente de 16 años que había desaparecido una semana antes de su casa. La investigación posterior determinó que Anahí fue retenida contra su voluntad y abusada sexualmente mientras era cautiva, presuntamente en una vivienda lindera con la reserva donde fue hallada. Por la causa, que sigue en la Justicia, están detenidos Marcos Esteban Bazán y a Marcelo Sergio Villalba.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.