Dictan 13 años de prisión para uno de los asaltantes que sobrevivió al tiroteo en la casa de "Baby" Etchecopar

La sentencia fue acordada en un juicio abreviado; el conductor fue sobreseído al considerarse que mató al otro lardón en "legítima defensa"
(0)
15 de julio de 2013  • 16:21

Uno de los asaltantes que sobrevivió al tiroteo que tuvo lugar en la casa de Angel "Baby" Etchecopar en marzo de 2012 fue condenado a 13 años y cuatro meses de prisión por ese hecho y el robo a un banco en 2005.

Se trata de Horacio Barretto (28), quien en un juicio abreviado homologado por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de San Isidro fue condenado a esa pena única de 13 años y 4 meses de cárcel por los dos hechos, consignó Télam.

Cómo queda la causa

Con este acuerdo, no habrá juicio oral y la causa quedó cerrada con dos condenados -Barretto y un menor de edad que también pactó una pena en otro juicio abreviado-, y con "Baby" sobreseído por la muerte de Alejandro Morilla (24), el delincuente que él mató a balazos al resistir el asalto y actuar en legítima defensa, según consideró la Justicia.

El acuerdo fue avalado por el fiscal de de San Isidro Andrés Zárate y por los propios abogados de Etchecopar, que actuó en la causa como particular damnificado.

Por el caso del asalto al conductor de Radio 10 y C5N, los jueces Alberto Ortolani, María Elena Márquez y Gonzalo Aquino condenaron a Barreto por los delitos de "doble tentativa de homicidio agravada por criminis causae, robo calificado y privación ilegal de la libertad", y por el asalto a un banco de Vicente López en 2005, fue condenado por "robo calificado por el uso de armas y por ser cometido en poblado y en banda".

Ya en octubre pasado, en otro juicio abreviado, la jueza de Responsabilidad Penal Juvenil 1 de San Isidro, Silvia Noemí Chomiez, había declarado responsable del robo y el tiroteo en la casa de Baby a un adolescente que tenía 17 años al momento del hecho y terminó herido en la balacera.

En aquel acuerdo, el menor quedó condenado a cumplir una pena de 10 años de prisión.

El violento tiroteo

"Baby" y su hijo Federico fueron heridos a balazos el 12 de marzo del años pasado al enfrentarse a tiros con tres delincuentes que entraron a robar a su casa de Francia 137, en San Isidro.

Los asaltantes primero habían tomado como rehén al hijo del conductor y a su novia en la vía pública y luego se dirigieron con la pareja a la vivienda de Etchecopar, donde estaban su esposa, Adriana, y su hija embarazada, María Paz.

Luego llegó "Baby", fue capturado y si bien la familia les entregó dinero y joyas, se produjo el tiroteo donde él y su hijo terminaron baleados; un ladrón, muerto; y otro, herido.

"Baby" contó públicamente que él se defendió y tomó un arma cuando lo reconocieron, le gatillaron sin que saliera la bala y empezaron a disparar contra su hijo.

El conductor estuvo internado algunos días en el Hospital Central de San Isidro, donde le tuvieron que reconstruir un hueso de su pierna derecha que había sido fracturado por uno de los balazos, mientras que su hijo Federico tuvo una recuperación más larga porque recibió cuatro tiros, uno de los cuales le afectó un pulmón.

Según las pericias, al menos 37 disparos fueron los que se efectuaron dentro de la casa "Baby" en San Isidro. De los 37 disparos, los investigadores establecieron que 25 balazos fueron efectuados por los ladrones y 12 por Etchecopar padre e hijo. Los expertos determinaron que existió tiroteo en cuatro ambientes de la casa: la habitación matrimonial, el vestidor, al pie de la escalera caracol del primer piso y en el living.

El arma usada por "Baby" fue una pistola Glock calibre .40 que efectuó 10 disparos y su hijo Federico gatilló dos veces un revólver Magnum .357. De acuerdo a las pericias y a lo reconstruido por el fiscal Zárate, los delincuentes usaron dos pistolas calibre 9 milímetros, una marca Glock que efectuó 14 balazos y otra Sig Saur con numeración limada que hizo 10, y una escopeta calibre 12 con la que se efectuó un solo disparo y fue abandonada fuera de la casa.

Las fuentes señalaron que la Glock 9 milímetros sería el arma que disparó el delincuente muerto, Morilla (24), ya que otra pericia ya había confirmado la presencia de rastros de la deflagración de disparos en sus dos manos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.