El dolor del padre de Alanis, la joven que murió en España: "Los que le arrebataron la vida no dormirán nunca más"

Milagros Alanis Moyano murió tras consumir éxtasis en una fiesta electrónica en Palma de Mallorca.
Milagros Alanis Moyano murió tras consumir éxtasis en una fiesta electrónica en Palma de Mallorca. Crédito: Facebook
(0)
22 de julio de 2019  • 04:36

"Los que le arrebataron la vida a mi hija, no dormirán nunca más. Toda su decencia será maldecida. El destino me hará saber que murieron como ratas. Acá hay muchos responsables... Los veré caer. Chau mi amor. Te amo". Ese fue uno de los tantos mensajes que compartió en Facebook Paulo Moyano, el padre de Milagros Alanis, la joven marplatense que murió en España .

Tal como trascendió, falleció tras consumir éxtasis en una fiesta electrónica en Palma de Mallorca, donde residía desde hacía pocos meses. Sus familiares denunciaron que la droga había sido adulterada con veneno para ratas. "Quisiera saber quién le vendió el veneno a mi bebé para pegarle un tiro en la cabeza", sentenció su padre en Facebook.

En la red social, Paulo relató lo que ocurrió esa noche en que su hija "compró veneno llamado comercialmente éxtasis" en su segunda fiesta en Palma de Mallorca. "Ella tomó esta pastilla supuestamente para divertirse más", dijo, y agregó que eso la "prendió fuego por dentro". "Me la arrancaron y la mataron como a un sapo; es durísimo decirlo, pero cuando la vi tuve que mirar un tatuaje porque no era ella. Mi hermosa Alanis, con solo 19 añitos".

Tal como contó Paulo, esa noche hablaron por Whatsapp y la última vez que la vio con vida fue a través de un video que ella había subido a Instagram en el que se la veía bailando. "No tengo cómo explicar lo que era mi hija... sana, una luz... No era necesario agregarle nada para que brillara más. Siempre les hablé a mis hijos del tema de las drogas, pero a veces escuchan más a otros", se lamentó. "Una travesura de adolescente se la llevó, no sé si se encuentra consuelo alguna vez".

Paulo le pidió a la gente que no los juzguen ni a él ni a su hija, y explicó que desea generar conciencia de que en todo el mundo hay personas "matando" a los chicos y "haciéndoles creer que no hay diversión sin alcohol o drogas".

En otra publicación, Paulo describió a su hija como su ángel en el cielo. "Era extrovertida, con esa debilidad de querer ser el centro. Ella quería ser la chica libre y mostrar que ya era grande. Le gustaba mucho bailar, maquillarse y divertirse", contó.

"Y aparece el demonio vestido de diversión e incita al ángel más débil, que es aquel que necesita ser aceptado, mostrándole un infierno disfrazado y diciéndole: 'Prueba, dale, en la vida hay que probar de todo, esto te va hacer divertirte más'", escribió Paulo en medio del dolor.

Tal como enfatizó, ese es el modo en el que "una reverenda persona arruina la cabeza" de un joven sin importar lo mucho que hayan luchado sus padres para protegerlo. Y concluyó diciendo que seguirá adelante por el amor que le tiene a sus otros dos hijos. "Hoy no puedo ser fuerte, pero les prometo a ellos que aprenderé a convivir con este dolor".

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.