Opinión. El psicópata, un depredador al que nadie ve venir