El relato de la madre de Fernando Báez Sosa sobre la noche en que mataron a su hijo

Los padres de Fernando Báez Sosa agradecieron el acompañamiento de la sociedad en su reclamo de justicia
Los padres de Fernando Báez Sosa agradecieron el acompañamiento de la sociedad en su reclamo de justicia Fuente: LA NACION - Crédito: Tomas Cuesta
(0)
3 de febrero de 2020  • 21:22

Graciela Báez Sosa, la madre de Fernando Baez Sosa, el joven asesinado en Villa Gesell, relató por primera vez los detalles de cómo fue el momento en el que se enteró de la muerte de su hijo, a quince días de la noche en la que un grupo de jóvenes lo golpearon en la salida del boliche Le Brique. "El día de esa noticia será el más triste de mi vida", dijo.

Quebrada en llanto y con la voz de a ratos entrecortada, la mujer pudo contar y recordar con dolor aquel momento durante una entrevista en el programa "Crónicas de la tarde", por El Trece. Tras recibir la noticia, Graciela no supo qué hacer.

Fue su marido quien atendió el teléfono esa mañana cuando el padre de un compañero de Fernando lo llamó para avisarle que su hijo había sido trasladado a un hospital. Minutos más tarde, recibieron el llamado directo del comisario. "'Fernando está muerto', me dijo mi marido. 'Me estas mintiendo', le dije. Y empecé con toda mi fuerza a pegarle. 'Mentira, no es verdad', le decía. Lo patee, le pegué en la cara, en el cuerpo, todo", recordó. Y Graciela, con su inmenso dolor, agregó: "Me dijo que teníamos que ir. Fue interminable ese día... tenía esperanzas, no podía creer. Llevé la ropa porque pensé que podía ser otro chico".

Desgarrador testimonio de la madre de Fernando - Fuente: eltrece

03:47
Video

Cuando llegaron a Villa Gesell los recibió el comisario. "Estábamos mudos los dos", dijo. Y continuó: "Después le pregunté: 'es verdad que es mi hijo, decime que no', pero tenía su cédula. Era él".

Después, relató el momento en que tuvo que ir a reconocer el cuerpo de Fernando. "Dios me dio la fuerza, el coraje de ver a mi hijo. Tenía ganas de abrazarlo pero no podía porque estaba muy deteriorado por todos los golpes. Porqué lo hicieron así, era un chico bueno, decente, cariñoso, compañero en todo conmigo", contó.

Y concluyó: "El siempre va a ser mi bebé. Qué tristeza, me arruinaron la vida. Vivíamos los tres felices y más con Julieta que se incorporó a nosotros. Me destruyeron la vida. Pero tengo que ser fuerte, para que se haga justicia por mi hijo".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.