srcset

Crónicas del crimen

El tirador de Belgrano: un "loco" con un arma que atacó hasta matar

Belisario Sangiorgio
(0)
16 de agosto de 2019  

El viernes 14 de julio de 2006, Martín Ríos manejó el Honda Civic de su familia para llevar a su madre hasta un local de ropa ubicado en Uzal 3735, Olivos. Estacionó frente al comercio. Ella entró y él se quedó esperando en la vereda: tenía encima una riñonera con 37 proyectiles y una Bersa Thunder calibre 380, con la que ya había disparado. Había herido. También había matado.

A los pocos minutos notó que había cerrado el coche y las llaves aún estaban puestas, adentro. Se acercó hasta la puerta del local, tocó timbre y le avisó a su madre. "Es un tarado", dijo la mujer a las empleadas que la atendían, conocidas de ella. Todas rieron. Mónica, la madre de Martín, caminó media cuadra hasta la terminal del 152. Tomó un colectivo y regresó a su departamento de la avenida Crámer al 2100, en Belgrano, para buscar otro juego de llaves.

Un hombre detenido al ser acusado de ser el autor del tiroteo en Belgrano
Un hombre detenido al ser acusado de ser el autor del tiroteo en Belgrano Fuente: Archivo - Crédito: Fernanda Corbani

Cuando su madre se alejó, Martín Ríos comenzó a dar vueltas alrededor del Honda Civic pensando en cómo abrir la puerta. Un vecino lo vio y pensó que era un ladrón. Alertó al exsargento de la policía Mario Attardo, que trabajaba cerca, en un club de tenis.

Attardo llegó rápido, sin armas, y observó durante algunos minutos cómo ese hombre intentaba abrir su propio auto; se acercó y le preguntó qué pasaba. Instintivamente, Ríos lo empujó y echó a correr. En la intersección de Uzal y San Lorenzo, a tres cuadras del local de ropa, el expolicía -que solía patrullar esas mismas calles- logró reducirlo y llamó a la comisaría 3° de Vicente López, en Munro.

Los agentes arribaron en una camioneta e intentaron palpar al sospechoso, que reaccionó de forma descomedida e intentó escapar, una vez más, aunque no pudo; Ríos se opuso con fiereza a la requisa, y un policía tuvo que inmovilizarlo y pisarle la cabeza contra el asfalto. Entonces le encontraron el arma y las balas.

Una oficial de la Policía Federal realiza pericias tras el tiroteo del barrio de Belgrano
Una oficial de la Policía Federal realiza pericias tras el tiroteo del barrio de Belgrano Fuente: Archivo

Martín Ríos quedó detenido. Con el correr de las horas se confirmó que ese joven de 26 años, desempleado y adicto a las drogas, que repetía que lo único que hacía era cuidar el auto y esperar a su madre, era, en realidad, quien ocho días antes había disparado a mansalva contra los peatones en el corazón del centro comercial de la avenida Cabildo. En ese ataque hirió a seis personas y asesinó de tres balazos a un joven estudiante de 18 años, Alfredo Marcenac. La prensa rápidamente lo bautizó " el tirador de Belgrano".

A las 16.45 del 6 de julio de 2006, sobre Cabildo -entre La Pampa y José Hernández-, Martín Ríos sacó su pistola y en calma, según describieron los testigos, comenzó a disparar contra la multitud que a esa hora caminaba por allí. Fueron al menos 13 disparos; tres le arrebataron la vida al joven necochense.

No era el primer ataque público de este joven, que, según se supo después -a través de entrevistas y peritajes-, creció en una familia disfuncional en la que no se enseñaban ni el respeto ni la paz, sino la frialdad y la violencia.

Los peritos en el lugar del hecho
Los peritos en el lugar del hecho Fuente: Archivo

Su secuencia de tiroteos había comenzado un año antes. Después del primero se "guardó" durante casi un año. Cuando su yo asesino se volvió a desatar, en un lapso de 35 días cometió tres nuevos ataques, todos muy cerca de su vivienda en Belgrano, adonde se refugiaba después de disparar a sangre fría.

El 19 de junio de 2005, Ríos manejaba una bicicleta amarilla; en Olazábal y Vidal pedaleó enérgicamente hasta que se detuvo frente a un colectivo de la línea 67. Sacó la pistola y disparó, solo por placer. El chofer del transporte recibió un tiro en el tobillo y un pasajero fue herido en la espalda.

Luego, el 2 de marzo de 2006, a las 17.10, encaramado en la misma bicicleta amarilla, "el tirador de Belgrano" frenó en Juramento y Crámer y abrió fuego hacia la confitería Balcarce, donde varias personas tomaban café. En esa ocasión, Ríos disparó -según los peritajes- 15 proyectiles. Una chica de 17 años que estaba con su novio recibió dos tiros en una pierna; una mujer que se agachó al oír las detonaciones sobrevivió por milagro.

Manchas de sangre en la puerta de un local de Belgrano, en la zona donde ocurrió el tiroteo
Manchas de sangre en la puerta de un local de Belgrano, en la zona donde ocurrió el tiroteo Fuente: Archivo

El 16 de junio de 2006, a las 23.45, en Crámer y Elcano, Ríos, siempre montado en su bicicleta, disparó 16 tiros contra un tren de la línea Mitre que corría entre las estaciones Colegiales y Belgrano R; no hubo heridos de milagro.

Tres semanas después fue su último acto; esta vez, fue letal.

Cambios normativos

Los tiroteos masivos ya eran noticias de alto impacto social. Dos años antes el país se había conmocionado con el caso del alumno que mató a tres compañeros e hirió a otros cinco en una escuela de Carmen de Patagones. Les disparó con la 9 milímetros de su padre, suboficial de la Prefectura, cansado de que le dijeran "Pantriste".

La historia se repetía, ahora, en la capital del país. Esta vez, tendría efectos históricos. Es que el asesinato de Fredy Marcenac dejaría al descubierto el descontrol que reinaba sobre la tenencia y portación de armas en la Argentina. La investigación reveló que Ríos había podido comprar dos pistolas a pesar de que diferentes alarmas se habían activado tiempo antes en relación con su eventual incapacidad psicológica. No obstante, un Estado indolente le extendió el permiso para tener armas de fuego.

Alfredo Marcenac, un estudiante necochense que caminaba por el barrio porteño de Belgrano y fue asesinado por el tirador Martín Ríos
Alfredo Marcenac, un estudiante necochense que caminaba por el barrio porteño de Belgrano y fue asesinado por el tirador Martín Ríos Fuente: Archivo - Crédito: Foto familiar

Tras el homicidio, la familia Marcenac se sumó a la Red Argentina por el Desarme -que desde 2004 alertaba sobre el peligro de la proliferación de armas entre la población civil- y, con su lucha y prédica, lograron que el gobierno modificara el sistema y los requisitos para acceder a la tenencia y uso de armas. Se intensificaron controles y se especificaron los estudios médicos necesarios para quienes pretendían obtener del Estado sus licencias.

Tal como explicó la familia de Alfredo Marcenac a LA NACION, Ríos recibió sus primeras denuncias cuando apenas era un adolescente y con un encendedor y un desodorante hacía un lanzallamas y perseguía a sus compañeros de la escuela. Pese a las recomendaciones de psicólogos e instituciones para que recibiera tratamiento, su padre -piloto comercial de aviones- decidió llevarlo a un polígono, enseñarle a disparar y fomentarle el hobbie de la caza de animales.

Adrian Marcenac, padre del fallecido Alfredo (izq.) junto a Pablo Jagoe (con muletas) y Pablo Arrate, testigos del tiroteo en el barrio de Belgrano
Adrian Marcenac, padre del fallecido Alfredo (izq.) junto a Pablo Jagoe (con muletas) y Pablo Arrate, testigos del tiroteo en el barrio de Belgrano Fuente: Archivo

Además, fue su padre también el que -consciente de que Ríos era adicto a las drogas y no tenía trabajo- firmó como responsable los papeles del Registro Nacional de Armas (Renar) que le permitieron obtener dos pistolas.

Adrián Marcenac, padre de Alfredo, aseguró a LA NACION que en la armería donde se compraron esas armas los certificados psicofísicos estaban firmados en blanco "por un médico inescrupuloso", listos para ser expedidos al portador.

Tiempo antes de perpetrar sus ataques, Ríos fue detenido portando un arma y comprando drogas, pero solo recibió una advertencia del ex-Renar y ni siquiera recibió sanción judicial. Más allá de este gravísimo antecedente, volvieron a renovarle el permiso de tenencia de armas. Cuando fue a iniciar el trámite para obtener las nuevas credenciales lo recibió un médico que aprobó sus aptitudes físicas, pero exigió un control psicológico que nunca se realizó; igual le extendieron un nuevo permiso para tener la misma pistola 380 con la que disparó en la avenida Cabildo.

Martín Ríos, el tirador serial que asesinó a Alfredo Marcenac, durante un traslado llevado a cabo por el Servicio Penitenciario Federal
Martín Ríos, el tirador serial que asesinó a Alfredo Marcenac, durante un traslado llevado a cabo por el Servicio Penitenciario Federal Fuente: Archivo - Crédito: Fernando Massobrio

"El Estado no estuvo ausente, sino que sus funcionarios resultaron ineptos, inoperantes. Actuaron, pero mal. Estamos seguros de que Ríos mató por placer. Tenía pensado cómo evadir a la policía. Vació el cargador de su arma, por la espalda, contra un grupo de chicos; lo hizo con frialdad, sin ponerse nervioso. Se fue caminando, tranquilo. Pero según la Justicia no entendía qué estaba haciendo, lo consideraron 'un chico enfermo'", dijo Marcenac.

Luego de varios cabildeos y un largo proceso en el que no estaba en duda la autoría del crimen, sino el estado mental del homicida -eventualmente esquizofrénico-, en 2009 el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 12 porteño declaró a Ríos inimputable, al considerar que no comprendió la criminalidad de lo que había hecho. Otras dos instancias, en 2014 y 2016, lo revalidaron.

Marcenac sostuvo: "Después del crimen tampoco se tuvieron en cuenta los informes que emitían los psiquiatras que veían al asesino todos los días en las cárceles de Marcos Paz y Ezeiza; informes que confirmaban que estaba fingiendo su 'locura'. Ríos supo evadir su responsabilidad frente a un sistema inepto que se defiende corporativamente. También descubrimos, con la muerte de Alfredo, que el negocio del Renar era entregar livianamente la mayor cantidad de licencias para expandir el mercado de armas y generar ingresos para el organismo".

Pablo Jagoe y Juan Pablo Arrate, amigos de Alfredo Marcenac en Necochea. Foto del 16 de julio de 2006
Pablo Jagoe y Juan Pablo Arrate, amigos de Alfredo Marcenac en Necochea. Foto del 16 de julio de 2006 Fuente: Archivo - Crédito: Mauro V. Rizzi

Por otro lado, el padre de Alfredo confirmó que la familia de Ríos intentó reiteradamente y con distintos argumentos sacarlo de la cárcel de Ezeiza, donde permanece alojado en el área de salud mental, para trasladarlo a una granja de recuperación. Por ahora no lo concretaron por el férreo control de los Marcenac.

Mónica Bouyssede, madre de Fredy, dijo a LA NACION: "Cuando se vive algo muy grave, una tragedia o un ataque a la vida, uno espera cierto amparo de los organismos del Estado. Pero caminar a través del sistema judicial fue una segunda tragedia. Es posible que alguna vez le permitan al asesino pasar a un sistema de menor seguridad, y eso es algo que pondría a la ciudadanía en peligro".

La víctima

El joven Alfredo Marcenac fue la víctima mortal del llamado "el tirador de Belgrano". El 14 de julio de 2006 recibió disparos mientras caminaba por la avenida Cabildo, entre La Pampa y José Hernández. Otras seis personas fueron heridas durante ese ataque.

Ofrendas florales en el sitio del asesinato de Alfredo Marcenac
Ofrendas florales en el sitio del asesinato de Alfredo Marcenac Fuente: Archivo - Crédito: Ricardo Pristupluk

Martín Ríos, el asesino, fue atrapado ocho días después en la localidad bonaerense de Olivos. Intentó abrir sin llaves su propio automóvil y un vecino dio aviso a un policía retirado. Al ser reducido, se detectó que portaba una pistola y varias municiones. Ese hombre, de 26 años, en el momento del ataque, había disparado en otras tres oportunidades contra personas.

El caso, en tres pasos

Solo por placer

  • Disparaba a sangre fría: Desde junio de 2005 les disparó a un colectivo y a un tren en movimiento y baleó una confitería; en esos hechos hirió a tres personas. Finalmente, consumó la masacre de Belgrano

Martín Ríos, en uno de sus traslados a los Tribunales
Martín Ríos, en uno de sus traslados a los Tribunales Fuente: Archivo

Caída fortuita

  • Atrapado en Olivos: Ocho días después de matar a Marcenac fue detenido de manera fortuita en Vicente López. Se le secuestró la pistola Bersa .380 y los peritajes probaron que era el arma homicida

Sin condena

  • Para la Justicia, es un "enfermo": Adicto a las drogas y problemático, el Estado le dio permiso para tener armas. Según la Justicia, no comprendió la criminalidad de sus actos; está internado en el penal de Ezeiza

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.