Frente a los rumores, la policía cordobesa negó que hubiera nuevos saqueos