Fue disuelta la dirección de inteligencia del Servicio Penitenciario Bonaerense

El ministro Julio Alak firmó la resolución para eliminar la dirección de inteligencia penitenciaria
El ministro Julio Alak firmó la resolución para eliminar la dirección de inteligencia penitenciaria Fuente: Archivo
Daniel Gallo
(0)
19 de junio de 2020  • 23:03

En el esquema de la inteligencia en la Argentina aparece la AFI como la imagen inmediata al pensarse en ese submundo oscuro de escuchas, análisis, seguimientos e infiltraciones. Pero hay muchas otras unidades menos conocidas en el ambiente público que funcionan como direcciones (las llamadas D2 en la mayoría de las policías provinciales) o jefaturas (las J2 en cada una de las Fuerzas Armadas) o que responden la dirección de inteligencia criminal en caso de las fuerzas federales. Dentro de las prisiones también se trabaja en esa área, como quedó expuesto en los últimos días con la denuncia contra el sistema federal por supuesto espionaje a procesados y condenados por causas de corrupción. Más allá de esa polémica en las cárceles federales, el Servicio Penitenciario Bonaerense también tenía hasta ahora un grupo encargado de trabajos de inteligencia. Esa división fue disuelta hoy por decisión del ministro de Justicia y Derechos Humanos de Buenos Aires, Julio Alak.

Fuentes de esa cartera informaron a LA NACIÓN que fue firmada hoy una resolución para disolver la Dirección de Inteligencia del Servicio Penitenciario Bonaerense. Allegados a Alak aseguraron que el funcionario bonaerense llegó en diciembre al ministerio con la idea de eliminar la unidad de inteligencia penitenciaria. Esa intención quedó finalmente concretada en la resolución.

Se argumentó en el texto que se trata de una medida "para transparentar y democratizar" la actuación del Servicio Penitenciario Bonaerense.

"No tiene sentido tener una dirección de inteligencia en el servicio penitenciario, porque de lo que se ocupa hoy es de buscar a prófugos y esa es una tarea de la policía", aseguró una fuente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos bonaerense.

Y agregó "Había que terminar con esto, que son resabios dictatoriales".

El ministro de Justicia bonaerense, Julio Alak, considera necesario "transparentar y democratizar" al trabajo en las cárceles
El ministro de Justicia bonaerense, Julio Alak, considera necesario "transparentar y democratizar" al trabajo en las cárceles Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford

En esa línea avanzó el subsecretario de Política Criminal del Ministerio de Justicia bonaerense, Lisandro Pellegrini: "Es un área que está creada desde el terrorismo de Estado y nunca se disolvió. Además, en el terrorismo de Estado tuvo una función muy relevante en el plan de persecución y exterminio de opositores políticos en la provincia de Buenos Aires. Hoy, la agencia penitenciaria no tiene necesidad de tener una unidad de inteligencia".

Funcionarios bonaerenses explicaron que la dirección de inteligencia penitenciaria contaba con treinta agentes, que serán trasladados a otras oficinas del SPB.

"Apenas asumimos nos preguntamos qué hacía esa dirección de inteligencia. No previene motines, porque eso lo tiene que hacer el área de Seguridad, al igual que todo lo que tiene que ver con situaciones de violencia en los penales. Y si se tiene alguna hipótesis de estructura delictiva en una cárcel, eso es un trabajo propio de la policía y de la Justicia", comentó Pellegrini.

El 3 de diciembre de 2001, paradójicamente pocos días antes del comienzo de la ola de saqueos que derivó en la caída del gobierno de la Alianza, se promulgó la ley nacional de inteligencia. Esa norma da marco legal a la actual AFI, a la inteligencia criminal que depende del Ministerio de Seguridad y donde convergen los especialistas de cada fuerza federal, y la inteligencia estratégica militar, de la que se desprenden las J2 del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea. La ley de inteligencia no toma como componente válido del área a oficinas que dependen de los servicios penitenciarios

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.