Gracias a un asesino ucraniano, los presos que trabajan pueden gozar de licencia