Moreno: detuvieron a dos mujeres por organizar tomas de terrenos

Convocaban por redes sociales a tomar terrenos y tenían su seguridad privada en los predios usurpados
Convocaban por redes sociales a tomar terrenos y tenían su seguridad privada en los predios usurpados Fuente: Archivo - Crédito: Fabián Marelli
Gustavo Carabajal
(0)
26 de septiembre de 2020  • 22:17

Armaron un grupo de WhatsApp que denominaron "Unidos por el terreno" y que utilizaban para convocar a personas sin techo para tomar predios en la zona de Cuartel V, en Moreno. Una vez que usurpaban la tierra, dictaban las normas de convivencia y fijaban los límites de cada parcela. Tenían su propia guardia pretoriana que se dedicaba a poner orden entre los ocupas y arengaban a hacer frente a la policía.

Se trata de dos mujeres de nacionalidad paraguaya que fueron detenidas en las últimas horas, acusadas en una investigación encarada por los fiscales de Moreno, Emiliano Buscalia y Johnatan Lay.

Ambas imputadas se aprovechaban de la necesidad de la gente que carecía de una vivienda para convocarlas a tomar terrenos. Llegaron a movilizar más de 200 personas para ocupar un predio rodeado de countrys.

A partir de la detención de las dos acusadas y después de reunir todas las pruebas que avalaron la presunta responsabilidad en las tomas de terrenos, los representantes del Ministerio Público comenzaron a investigar si las imputadas actuaron por su cuenta y orden o si respondieron a sospechosos que están por encima de ellas en la estructura delictiva.

Ambas mujeres fueron apresadas como presuntas responsables de "instigación pública a cometer delitos determinados y dos intentos de usurpación de inmuebles, en concurso real".

Las dos acusadas, que habrían sido identificadas como Mirian Celeste González Rodríguez y Emilene Pezo González, fueron detenidas por convocar -personalmente y a través de redes sociales- a vecinos en situación de calle de los barrios Cuartel V y Trujui para usurpar el predio situado en Verdaguer y Oyuela.

Según fuentes de la investigación, se trató de intentos frustrados porque, en ambas oportunidades, el 25 y 29 de agosto pasado, los usurpadores fueron desalojados por efectivos de la policía bonaerense. Actualmente, ese predio, cuya propiedad se reparte entre privados y el municipio de Moreno, no está ocupado.

"Estas mujeres, y otro grupo de gente, permaneció en una carpa dentro del predio. En todo momento, estas dos mujeres alentaban a que continuaran ocupando, que no tengan miedo, que no se los podía tocar, que no los iban a sacar, que iban a salir muertos de ahí. Estas dos mujeres estaban rodeadas, en todo momento, por varios hombres jóvenes", expresó uno de los policías que participó del operativo de desalojo.

Una testigo de identidad reservada, que declaró en la causa judicial, recordó que una de las acusadas la convocó para usurpar un predio que tenía una abultada deuda de impuestos. El dueño había muerto hace varios años y nadie se hacía cargo del terreno.

Entre los argumentos que una de las imputadas exponía para reclutar a los eventuales usurpadores, indicaba que había que tomar el predio rodeado de barrios privados y, si era necesario, se le daría pelea a la policía.

Otra de las pautas que debían seguir para quedarse con el terreno, expuestas por una de las dos acusadas, indicaba que, si los policías los desalojaban, había que salir, quedarse cerca del predio y regresar.

Además de la necesidad de hacer frente a los policías, las imputadas remarcaban que cada usurpador, para obtener una fracción de terreno, debía amanecer y quedarse con ellas en las carpas, a pesar de la lluvia o el sol. "Aquel que no está de acuerdo se queda sin terreno", amenazaba una de las acusadas, según declaró un testigo que se arrepintió de participar en la ocupación del mencionado predio.

Otro de los testigos describió la seguridad privada o grupo de choque que comandaban las acusadas y que era utilizado para reprimir a aquellos que se peleaban por una fracción de terreno en el predio ocupado, castigar a los que provocaban disturbios o amedrentar a las familias que decidían abandonar las tierras ocupadas.

El testigo recordó una pelea entre los integrantes de una pareja que ocupaba el terreno que provocó un importante disturbio. Al día siguiente aparecieron tres hombres armados, que no participaban de la usurpación, para buscar al muchacho que habría provocado el incidente. No lo encontraron.

Cuando el testigo decidió abandonar la toma del terreno advirtió que lo seguían dos hombres a bordo de un Renault 19 gris, patente AAJ 519, para castigarlo por dejar el predio.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.