Otra muerte en la puerta de un boliche: asesinan a un hombre en Pinar de Rocha

Además otra persona resultó herida; la Policía busca al agresor, que se dio a la fuga
Además otra persona resultó herida; la Policía busca al agresor, que se dio a la fuga Crédito: Facebook
(0)
10 de febrero de 2020  • 22:53

Un relacionista público de 33 años fue asesinado de un balazo en el cuello y un empleado de seguridad privada recibió un tiro en una mano al ser atacados por un joven que disparó desde un auto en la puerta del local bailable Pinar de Rocha, en la localidad bonaerense de Villa Sarmiento, Morón.

Según informaron fuentes policiales y judiciales a la agencia de noticias Télam, el patovica baleado, Marcelo Ponti, de 55 años, dijo a la prensa que el ataque estaba dirigido hacia el RR.PP. Leonardo "Pollo" Martínez, de 33 años, con quien el sujeto señalado como homicida -que al cierre de esta edición permanecía prófugo- mantenía un "problema" por una mujer.

El hecho ocurrió el domingo, pasadas las 18, en la puerta del complejo bailable situado en Rivadavia 14.751, en el límite entre Villa Sarmiento y Ramos Mejía, en la zona oeste del conurbano.

El ataque, que fue registrado por varias cámaras de seguridad de la cuadra, fue cometido delante de un patrullero policial que estaba estacionado en la puerta del local, que se encontraba lleno de personas que asistían a una fiesta habitualmente conocida como "after".

Según lo que consiguieron reconstruir la policía y el fiscal de la causa, Mario Ferrario, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Nº 3 de Morón, la secuencia que culminó con el crimen comenzó con un incidente dentro del boliche, en el que, tras una pelea verbal y una serie de empujones, el posterior agresor de Martínez fue retirado de Pinar de Rocha por personal de seguridad y por la propia víctima.

"Los patovicas actuaron con total tranquilidad, lo retiraron caminando. Nada hacía suponer lo que vino después", dijo a Télam uno de los investigadores.

Es que el joven echado del local, de unos 20 años, caminó unos metros, abordó un Volkswagen Bora negro y condujo hasta que detuvo la marcha a la altura de la puerta del boliche. Por lo que se ve en uno de los videos que captaron el hecho, sin mediar palabra y extendiendo el brazo a través de la ventanilla izquierda del vehículo, el sujeto disparó entre seis y ocho tiros.

"Según lo relatado por testigos, habría utilizado una pistola. En la escena del hecho no se recuperó ninguna vaina servida, pero los casquillos percutados pudieron haber quedado dentro del habitáculo del auto del tirador", señaló el investigador consultado.

Uno de los proyectiles alcanzó a Martínez en el cuello. En tanto, el patovica Ponti fue herido de un tiro en la mano derecha.

Tras realizar los disparos, el agresor escapó. Mientras, las dos víctimas fueron trasladadas al Hospital Interzonal General de Agudos Luis Güemes, de Haedo, situado a solo tres cuadras del lugar del ataque. Según informaron a Télam fuentes del caso, Martínez llegó sin vida.

Por su parte, Ponti permanecía internado en ese centro asistencial luego de haber sido intervenido quirúrgicamente para retirarle el proyectil de la muñeca.

Mujeres y paraavalanchas

Aunque no se dejó constancia de ello en la causa, varios testimonios vinculaban al Pollo Martínez con una de las facciones de la barra brava de Boca. Si bien en un primer momento los investigadores sopesaron la hipótesis de que el crimen estuviese relacionado una disputa por el control del paraavalanchas o con algo relacionado con el mundo del fútbol, el propio patovica declaró ante el canal de noticias TN que la actual novia del Pollo había sido novia del tirador, por lo que consideró que "fue un problema por una chica".

Fuentes judiciales dijeron que el herido será citado nuevamente a declarar porque ante el fiscal Ferrario no aportó esa información.

"El Pollo le dice: 'Andate, porque no podés estar en el mismo lugar que estoy yo. Retirate'. Y este muchacho le dice: 'Sí, sí, está bien', y se va tranquilo. Pero me resultó sospechoso porque se fue con cara de soberbio y le dijo algo al Pollo, como incitándolo, amenazándolo", relató.

Según el patovica, en ese momento Martínez "volvió a salir" del boliche "cuando apareció el auto, para ver qué le decía" el agresor.

"Yo ahí grité '¡arma!', todos se tiraron al piso y empezó a disparar para todos lados. Yo lo estaba viendo desde que subió a un Bora negro que estaba estacionado a veinte metros de la puerta, de la vereda de enfrente", continuó el baleado.

Para Ponti, el agresor "no tiró al voleo", sino que "le apuntó al Pollo" y dijo que él fue herido por estar al lado de su amigo. "Yo atiné a levantar la mano para cubrirme la cara y la bala me entró por la muñeca. Después mis compañeros me subieron a una camioneta y me llevaron al hospital", agregó.

Sobre el autor de los disparos, Ponti dijo que "estaba solo" y que si bien no sabe su nombre le comentaron que "es de Lanús" y que ya tenía "tres causas" penales por hechos violentos. "Cuando sale la gente del boliche nosotros no tenemos autoridad de policía para obrar en la vía pública. A este muchacho se lo sacó tan bien que nadie sospechó lo que iba hacer", concluyó el patovica.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.