"Preparen US$50.000 en tres días", el saludo inicial de la mafia china

Gustavo Carabajal
Gustavo Carabajal LA NACION
Las cámaras de seguridad de un comercio ubicado en Claypole registraron el momento en que, el 23 de mayo pasado, un hombre dejó un mensaje intimidatorio con una amenaza concreta: US$30.000 a cambio de protección
Las cámaras de seguridad de un comercio ubicado en Claypole registraron el momento en que, el 23 de mayo pasado, un hombre dejó un mensaje intimidatorio con una amenaza concreta: US$30.000 a cambio de protección
(0)
31 de agosto de 2019  

En los últimos diez años la mafia china cometió 59 asesinatos en nuestro país. La mayoría de las víctimas fueron comerciantes de esa nacionalidad que se negaron a pagar las sumas de dinero que exigían los diversos integrantes de la organización a cambio de protección. En el listado de 59 víctimas conocidas en forma pública también aparecen miembros del grupo mafioso que fueron asesinados, en ajustes de cuentas, porque se quedaron con dinero de la organización.

La última víctima de la tríada Pixiu fue hallada el lunes pasado a orillas de un arroyo que desemboca en el río Matanza, a 400 metros del destacamento Cuatro Bocas. El cadáver estaba en una valija azul. Había sido envuelto con una bolsa de residuos negra, que dejó al descubierto la cabeza.

Luego de 96 horas de tareas para preservar el cuerpo los peritos en dactiloscopia pudieron identificarlo. Según fuentes de la investigación, las improntas dactilares figuraban en la base de datos de la Justicia, debido a que tenía antecedentes por extorsión y había estado preso, involucrado en una causa penal por ese delito.

El cuerpo correspondería a un ciudadano chino que habría sido identificado como Yu Jun Zheng. Los investigadores policiales y judiciales sospechan Zheng era cobrador de la mafia china y que lo mataron porque se quedó con dinero. Este año hubo otros cuatro homicidios cometidos por la mafia china en la Argentina.

El 28 de enero pasado el hijo del dueño de un supermercado chino situado en Sáenz Peña al 1700, en Paso del Rey, fue asesinado por la organización mafiosa. Dos sicarios, a bordo de una moto, llegaron al local, uno de ellos descendió y efectuó dos disparos. Uno de los balazos mató a Bao Weibin, de 22 años, y el otro disparo hirió en el glúteo al custodio del supermercado. Los agresores huyeron sin robar.

A fines de marzo pasado, tres ciudadanos chinos fueron asesinados en el supermercado que instalaron en Junín. Una pareja de esa nacionalidad fue identificada como responsable del triple crimen y seguida hasta Dubai, donde fue detenida por Interpol. Siguen detenidos y la fiscalía de Junín solicitó la extradición. En este caso, los investigadores abonan la sospecha de que el móvil de la masacre habría sido un robo y no una extorsión de la mafia china.

Existen antecedentes que indican que la Pixiu mató a los cobradores que se quedaron con dinero de la organización. En junio de 2017, el cuerpo de Fein Ghung Tse fue hallado en el baúl de un Peugeot 208 gris que había sido robado en Ramos Mejía. Efectivos de la Policía de la Ciudad encontraron el vehículo abandonado en Villa Devoto y lo llevaron a la seccional. Cuando el dueño fue a retirar el vehículo encontró el cuerpo del hombre con un dragón tatuado en el hombro derecho y un balazo en la cabeza. Al identificar a la víctima del homicidio, los investigadores determinaron que estuvo preso por extorsión y que aparecía mencionado en el expediente que instruyó la jueza María Gabriela Lanz, que derivó en el megaoperativo Cabeza de Dragón. Dicha investigación, encargada a la Policía Federal, permitió que cayera gran parte de la tríada Pixiu en la Argentina.

La jueza Lanz llevaba muchos años investigando a la mafia china. Su juzgado estaba de turno el 19 de diciembre de 2007 cuando un cartonero encontró en Camargo al 100, en Villa Crespo, una valija que contenía el cuerpo de un ciudadano chino con cuatro balazos en la cabeza, agrupados en forma de rombo, y una puñalada en el centro.

En la actualidad, dentro de la colectividad china no descartan que el jefe de la Pixiu, conocido como Yoong Ye, o por su alias A Di, detenido en el penal de Ezeiza, siga comandando, desde la cárcel, las operaciones de la organización.

Debido a la gran cantidad de supermercados instalados por comerciantes de nacionalidad china, nuestro país se convirtió en un territorio fértil para esa mafia.

Solamente en el departamento judicial Morón, con jurisdicción en los partidos de Merlo, Morón, Hurlingham e Ituzaingó, en una fiscalía se concentraron más de cien denuncias por extorsiones cometidas por la mafia china. En cada caso los comerciantes afirmaron haber recibido amenazas con el siguiente texto: "preparen US$50.000 en tres días. Busquen a alguien para solucionar este tema o comerán balas".

El dinero que resulta como producto de las extorsiones es girado al exterior. Todavía la investigación contra la organización mafiosa que opera en los tres partidos que integran el Departamento Judicial de Morón no llegó a la etapa de la investigación patrimonial y el seguimiento de la ruta de los más de US$5.000.000 que recaudó la banda.

Hasta ahora, en la investigación encarada en la fiscalía que concentró todas las denuncias por extorsiones contra comerciantes de Morón, Ituzaingó, Merlo y Hurlingham, no se registró ningún homicidio. Existen sospechas que indican que el grupo delictivo sería responsable de asesinatos ocurridos en otras localidades.

En diciembre pasado, a partir de la investigación encarada por la fiscalía Nº 8 de Morón se hicieron veinte allanamientos que terminaron con las detenciones de siete sospechosos, acusados de integrar el grupo que extorsionó a 45 comerciantes chinos.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.