srcset

LN 150+

La primera tapa de LA NACION

(0)
8 de diciembre de 2019  

4 de enero de 1870

LA NACION reflejó en su número inaugural el regreso de la Guardia Nacional a Buenos Aires, en horas decisivas de la guerra de la Triple Alianza. "Los soldados abandonaron sus hogares para la más larga y penosa campaña de que hay memoria en nuestras guerras -dice la crónica-. Por cinco años han vivido bajo el doble fuego del cañón y del sol más ardiente, durmiendo en pantanos, respirando la atmósfera mortal de la epidemia, faltándoles el alimento, pero sin faltar jamás a la fortaleza. Dejan vengado el honor de su bandera; dejan postrado a su espada un ejército y castigado el orgullo de [Francisco Solano] López; dejan la semilla de la libertad sembrada; asegurada la paz y las instituciones de su patria".

Editorial del número 1: LA NACION será una tribuna de doctrina

4 de enero de 1870

El nombre de este diario, en sustitución del que le ha precedido; LA NACION, reemplazando a LA NACION Argentina, basta para señalar una transición, para cerrar una época y para señalar nuevos horizontes del futuro.

LA NACION Argentina era un puesto de combate.

LA NACION será una tribuna de doctrina (...).

Hoy el combate ha terminado. Y estamos triunfantes en todas las cuestiones de organización nacional que han sido resueltas o que marchan en una vía de solución que no puede cambiar.

La nacionalidad es un hecho y un derecho indestructibles, aceptados y aplaudidos por sus propios adversarios de otro tiempo.

La gran contienda está terminada. Reorganizada la República, organizada la unión por la existencia y la transmisión íntegra y pacífica de poder nacional, triunfantes de las guerras y las resistencias, recogemos las armas (...).

Nadie duda de que la nacionalidad es un hecho y un derecho; nadie puede levantar bandera para fundar lo que está fundado, para constituir lo que está constituido, para defender lo que nadie ataca.

LA NACION viene pues a su objeto y en su hora. Simboliza la obra cumplida y la labor futura. Fundada la nacionalidad es necesario propagar y defender los principios en que se ha inspirado. La pluma del escritor no será ya, porque no es necesario, la espada del combatiente (...).

LA NACION condena los programas negativos e infecundos. Estaremos siempre del lado de los que profesan y defienden nuestros principios, sean gobierno o pueblo, y estaremos en contra de los que violen o comprometan, sean pueblo o gobierno. La Constitución, que es el derecho de todos los pueblos y de gobiernos, es nuestra Biblia (...).

Hacia los nuevos horizontes que se abren hoy ante los publicistas y los hombres de Estado, están trazadas las rutas ciertas del porvenir.

Son como nuevos dominios de la política y de la idea, de los que es necesario tomar posesión sin pasar de largo y desconocerlos.

LA NACION, que los ve surgir claramente ante sus ojos, marcha hacia ellos, saludando con su bandera a todos los honorables colegas de la prensa.

Mitre, en misión a Brasil

Fuente: LA NACION

19 de noviembre de 1872

Bartolomé Mitre, al frente de la misión diplomática argentina que viajó a Brasil por las disputas territoriales con el Paraguay. Lo acompañaron Manuel Onésimo Molina, Enrique Santos Quintana, Daniel Muñoz, José María Muñoz y José María Cantilo.

La contaminación, un drama de tres siglos

11 de marzo de 1871

El ingeniero Revy, comisionado por el Gobierno para hacer estudios sobre la limpieza del Riachuelo, refiere: "En la embocadura, a un lado de lo que se llama la canaleta de La Boca, existe un banco de fango corrompido".

El día que estuvo haciendo sus experimentos, notó por medio de la sonda que la profundidad del fango podrido alcanzaba a quince pies ingleses. Esas capas de barro se componen de los residuos de saladeros y basuras que desde mucho tiempo atrás viene arrastrando el río hasta formarse aquel banco.

En la operación, el Sr. Revy empezó a sentir náuseas y un malestar en sus órganos, a tal punto que no pudo continuar sus exploraciones.

El mal olor que suele sentir la población, más proviene de allí que de los saladeros, pues cuando se retira la marea, el banco queda seco y empieza a emanar miasmas pestilentes. El paraje está próximo a la parroquia de San Telmo, y se explica que sea allí por donde empiezan todas las epidemias.

Cuando Palermo no era un bosque

Fuente: Archivo

11 de noviembre de 1875

Las primeras plantaciones en Palermo, en el terreno ubicado al este de lo que luego sería la Avenida Alvear. El 11 de noviembre, el presidente Nicolás Avellaneda inauguró el parque 3 de Febrero en un acto al que asistieron más de 35.000 personas.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.