Antonella consiguió un lugar para vivir, y estudiar en la calle comienza a ser un recuerdo