Caso Próvolo: el tribunal resolvió que el exjardinero puede ser juzgado

Armando Gómez, de 51 años, está acusado de los abusos
Armando Gómez, de 51 años, está acusado de los abusos Crédito: Marcelo Aguilar
La defensa de Armando Gómez, que es sordomudo, había argumentado que no podía atravesar el debate; hoy se conocerán los testimonios de las víctimas
Pablo Mannino
(0)
22 de agosto de 2019  

MENDOZA.- A paso lento se desarrolla en esta ciudad el histórico juicio contra dos sacerdotes y un exjardinero acusados de abusar sexualmente de niños sordos en el Instituto Antonio Próvolo. Hoy continuará el debate con la difusión de los testimonios de las víctimas que fueron tomados en cámara Gesell, luego de que el tribunal determinó ayer que el exempleado es " imputable", por lo que deberá seguir en el banquillo.

Después de una semana, a la espera de la exposición de una especialista sobre los alcances del estudio psicológico que le había realizado al exjardinero Armando Gómez (51), también sordomudo, se reanudó ayer el juicio, que tiene además como imputados a los sacerdotes Nicola Corradi (83) y Horacio Corbacho (61) por los vejámenes de menores hipoacúsicos.

Después de escuchar en la sala las explicaciones de la médica Patricia Gorra, los miembros del Tribunal Penal Colegiado Nº 2 determinaron que el extrabajador deberá enfrentar las acusaciones en su contra a pesar del estudio técnico que presentó días atrás la Defensoría de la Nación que indicaba que Gómez es "analfabeto, con un núcleo familiar violento y que no puede comprender la situación que atraviesa por su pasado".

De esta manera, los jueces Carlos Díaz, Alejandra Ratto y Mauricio Juan le dieron validez al estudio de Gorra, especialista de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo), que se centró en cuatro puntos: Gómez entiende la lengua de señas argentina (LSA), conoce una forma alternativa de comunicación, comprende lo que se transmite por LSA y se encuentra en condiciones psíquicas para seguir el debate oral y público, indicaron a LA NACION fuentes judiciales. De esta manera, se ratificó lo que la profesional había indicado previamente por escrito.

"El tribunal resolvió que el imputado ostenta la capacidad procesal para estar en juicio. Por lo que se estableció que se prosiga, con la reproducción de la cámara Gesell número 2", agregaron desde Tribunales.

Previamente surgieron cuestionamientos de la defensa, en manos de Alicia Arlotta, que viene interponiendo recursos que dilatan el proceso, según la querella, como fueron también los pedidos por los supuestos problemas de audición de Corradi. Estos derivaron en un acondicionamiento de la sala con un sistema informático especial que le permitiera al imputado leer y comprender lo que sucede en el debate.

Dilaciones

Desde que comenzó el juicio, el 5 del actual, las víctimas y sus abogados buscan sortear las trabas y limitaciones que venía planteando la defensa, por lo que difícilmente a fin de mes se conozca la condena, tal como habían previsto en los tribunales locales. Es más: ahora en el Poder Judicial creen que el juicio podría extenderse por más de dos meses.

Ahora, de no mediar nuevos obstáculos ni estrategias defensivas, todo indica que comenzará a desarrollarse la parte sustancial del debate, con la declaración de unos 100 testigos, al tiempo que empiezan a difundirse en la sala los videos de las cámaras Gesell realizadas a las víctimas, porque se descartó la posibilidad de que los denunciantes tengan que declarar en el debate, para no "revictimizarlos", confirmaron desde la Justicia provincial. Recordaron que se trata de un proceso judicial a puertas cerradas, porque se juzgan delitos de instancia privada, por lo que no se permite el ingreso a la prensa.

Las denuncias por los abusos en el Próvolo se dividieron, hasta ahora, en tres grandes causas. La primera es la que enfrentan los tres imputados por estos días, y antes de fin de año se espera que empiece el juicio contra la religiosa Kumiko Kosaka. En tanto, luego vendrá el tercer debate, que tendrá en el banquillo a la religiosa Asunción Martínez, exempleada del establecimiento ubicado en Luján de Cuyo, que ahora pasó a manos de la municipalidad, tras una controversial venta.

En total son 14 las personas imputadas, entre religiosos, exempleados y directivos de la escuela, y más de 20 víctimas las que han declarado desde que se destapó el caso, en noviembre de 2016.

Se trata de un debate histórico e inédito por la cantidad de abusos eclesiásticos de niños sordos del exinstituto que nació en Verona, Italia y que tiene sede en La Plata, donde también existen graves denuncias y por las que se espera la realización de un juicio.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.