srcset

Pobreza

Cómo es el basural a cielo abierto del que comen 200 familias en Entre Ríos

Alejandro Horvat
(0)
13 de septiembre de 2019  • 10:47

Los alimentos que Víctor Jacobs consume no llegan a sus manos a través de un recorrido lógico. Empiezan en la góndola de los supermercados de Paraná, Entre Ríos , y pasan a ser parte de la dieta de alguna familia que luego tira lo que sobra en el cesto de basura. El camión recolector se lleva los residuos y los transporta hasta el Volcadero, un basural a cielo abierto donde arrojan todos los desechos de la ciudad. Recién ahí, cuando el camión abre la compuerta y descarga a orillas del río, es que Jacobs puede empezar a hurgar entre las bolsas para ver cuál va a ser la comida del día.

El Volcadero es un basural a cielo abierto donde se tiran 250 toneladas de basura por día. De esos desechos viven, según cifras oficiales, 200 familias. Para las ONG serían 700
El Volcadero es un basural a cielo abierto donde se tiran 250 toneladas de basura por día. De esos desechos viven, según cifras oficiales, 200 familias. Para las ONG serían 700 Crédito: Gentileza: Cecilia Garcia Formenti

De esa basura, según las cifras oficiales, comen más de 200 familias, aunque, para las ONG, serían más de 700, que no solo se alimentan, sino que muchas veces duermen entre los residuos. De hecho, cuando Jacobs tenía 16 años, un camión de basura le pasó por arriba mientras dormía entre las bolsas. Por el accidente se fracturó la pelvis, tuvo un hemorragia interna y hoy camina con dificultad. Un año después, su situación no cambió en absoluto. Jacobs sigue viviendo de lo que recoge en el Volcadero.

"Estaba trabajando de noche y me tiré a dormir en unos cartones porque estaba cansado y esa mañana tuve el accidente", cuenta Jacobs. "A mí me llamaron a las 7.30 porque se lo habían llevado al hospital. Me dijeron que estaba muy grave, que había tenido un accidente con una máquina. La situación acá es muy dura. Los pibes no saben leer ni escribir y tienen que vivir de la basura. Yo tengo 57 años y desde los ocho que cirujeo en el Volcadero", dice Alicia Jacobs, madre de Víctor.

Una imagen panorámica de el Volcadero, en Paraná, Entre Ríos
Una imagen panorámica de el Volcadero, en Paraná, Entre Ríos Crédito: Gentileza: Cecilia Garcia Formenti

Víctor ahora tiene 17 años y vive en el San Martín, un barrio montado sobre basura y propenso a los incendios que queda a pocas cuadras del Volcadero. Este es un terreno de 30 hectáreas donde tiran más de 250 toneladas de basura por día sin ningún tratamiento previo. Los desechos solo se cubren con broza, es decir, plantas y ramas secas. Además de la calamitosa situación social, la basura afectan el aire, la tierra y el agua del río Paraná. Y así funciona hace casi 100 años. Recién en 2014 se instaló una planta de clasificación y tratamiento de residuos, pero esta no alcanza a tratar ni el 5% de la basura que llega al lugar.

"Yo a los 11 años tuve un accidente, igual al de Víctor. A las 5 de la madrugada me levanté para ir a laburar al Volcadero. Me colgué de una máquina, sin querer me caí y no sentí más una de las piernas. Luego los médicos me dijeron que no iba a poder caminar, pero lo asumí y le di para adelante. Hay accidentes de este tipo todo el tiempo", explicó Rubén Lell, de 37 años.

A la izquierda Rubén Lell, de 37 años. A la derecha, Víctor Jacobs, de 17. Ambos tuvieron un accidente con los camiones que entran al Volcadero
A la izquierda Rubén Lell, de 37 años. A la derecha, Víctor Jacobs, de 17. Ambos tuvieron un accidente con los camiones que entran al Volcadero Crédito: Gentileza: Cecilia Garcia Formenti

El Volcadero es una muestra explícita de la pobreza extrema que hay en la Argentina. Esta a solo 30 cuadras del centro de Paraná. El Indec muestra que, en el Gran Paraná viven 220.452 personas, de las cuales 64.805, son pobres. Según los datos del Relevamiento Nacional de Barrios Populares (Renabap), en esa ciudad hay 12.000 familias viviendo en asentamientos informales.

El radical Sergio Varisco es el intendente de Paraná desde 2015. Está procesado por narcotráfico y en junio de este año perdió las elecciones contra el peronista Adán Bahl. LA NACION intentó comunicarse con Varisco en repetidas oportunidades pero no dio declaraciones para esta nota.

Las cifras del Plan de Inclusión Social, elaborado por el personal técnico de la Subsecretaria de Ambiente de la Municipalidad de Paraná, muestran que, de las familias que viven del Volcadero, el 38% tiene el primario incompleto, o nunca tuvo escolarización. Esto implica que en la mayoría de los casos no leen ni escriben debido a la falta de continuidad en el sistema educativo. Un 10% tiene la primaria completa y una franja del 48% está cursando la secundaria o tiene la secundaria incompleta.

Las bolsas de basura que se ven en la superficie.Enterrada en el terreno está la basura de Paraná de los últimos 90 años
Las bolsas de basura que se ven en la superficie.Enterrada en el terreno está la basura de Paraná de los últimos 90 años Crédito: Gentileza: Cecilia Garcia Formenti

"El barrio más cercano es el San Martín. Cuando uno entra, a simple vista la vida parece doler. Duele el frío del invierno o las altas temperaturas del verano, todas las estaciones duelen. Todo empeora cuando prenden fuego la basura. Los chicos tienen problemas respiratorios y en la piel. A todo esto se sumó el problema de la droga. Víctor consume desde los nueve años, todos en su familia tienen problemas de adicciones. La vida ahí es pesadísima", dijo Anabella Albornoz, presidenta de la ONG Suma de Voluntades, que trabaja con la gente del Volcadero.

"Nací y me crié en el San Martín. Mi casa está a seis cuadras del Volcadero. La vida diaria no es vida. Uno acá no vive, sobrevive. Si tenes basura, comes, sino, matas pajaritos, lo que venga. Los días de humo no se puede respirar, los días de viento, tampoco. El olor es insoportable, en verano no se puede estar por las moscas. Esto es tremendo hace años y años", explica María García, de 40 años, vecina del lugar.

"Para comer nos sirve todo, desde el pan, la carne y la verdura. Por ahí la carne viene fea y hay que lavarla con limón o vinagre. El pan por ahí está verde, entonces se saca esa parte y se come lo de adentro. La mayoría de la gente no alcanza vivir más de 60 años y las criaturas sufren enfermedades respiratorias. También hay mucha gente joven que murió por un accidente con alguna máquina o porque se intoxicaron", agregó García.

Un grupo de vecinos de el Volcadero.
Un grupo de vecinos de el Volcadero. Crédito: Gentileza: Cecilia Garcia Formenti

Martín Barbieri es el segundo Secretario de Ambiente de la gestión de Gustavo Bordet, gobernador de Entre Ríos. Según fuentes oficiales, Barbieri es "la voz del gobierno provincial" sobre Volcadero. La provincia está intentando acceder a los préstamos para la Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU), otorgados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). El proyecto, hace años, es hacer un relleno sanitario y sanear el Volcadero.

"El gobernador lo primero que me pidió fue reflotar el proyecto de los préstamos GIRSU. Te diría que estamos en el anteúltimo escritorio para conseguir el préstamo. Esto nos va a permitir hacer un relleno sanitario que cumpla con todas las condiciones en materia ambiental", argumentó Barbieri.

De este modo, el de Barbieri se suma a la extensa lista de proyectos para el Volcadero que se han presentado a lo largo de nueve décadas. Esperan que, si el BID aprueba el préstamo, puedan comenzar con las licitaciones a fin de este año. Si lo logran, sería un hito en la historia de ese basural.

El volcadero, en Paraná, Entre Ríos
El volcadero, en Paraná, Entre Ríos Crédito: Gentileza: Cecilia Garcia Formenti

"En Paraná estamos trabajando con una consultora para que nos aconseje y esto nos permita obtener el crédito del BID", agregó. Cuando se le consultó por qué no hubo mayores avances en los últimos cuatro años respecto del Volcadero, respondió: "La verdad es que no hablé con los secretarios que me precedieron, no les pregunté".

"Desde el principio de la gestión, en 2015, trabajamos para darle forma al proyecto que empezó la gestión anterior para conseguir el préstamos del BID y hacer el relleno sanitario. Por diversas razones que tienen que ver con la coyuntura del país, esto se demoró muchísimo pero ya estamos en la etapa final para conseguirlo. En nuestra gestión, también aumentamos un 600% el subsidio a los cooperativistas que trabajan en la planta de clasificación y tratamiento", explicó Rosa Hojman subsecretaria de ambiente sustentable de la municipalidad de Paraná

En cuanto a la insalubre situación del Volcadero, LA NACION le consultó a Sonia Velázquez, ministra de Salud de Entre Ríos, acerca de las políticas que implementaron para contener la situación, pero no dio respuesta.

A partir de diciembre, Bahl asumirá como intendente. Él tendrá el desafió de terminar con uno de los dramas más antiguos de la ciudad. "Paraná está lastimada en muchos aspectos. Estamos enfocados en llevar adelante una gestión para sanarla. La problemática del basural tiene tres aristas: está la disposición final de la basura a cielo abierto, la cuestión social y la urbana. En ese sentido el préstamo del BID tiene entre sus objetivos el cierre de este basural a cielo abierto, la construcción de un relleno sanitario y un plan de comunicación ambiental y de inclusión social de manera tal que el problema sea abordado desde todas las aristas", declaró.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.