Con más público y éxito de ventas cierra hoy la 40a Feria del Libro

El encuentro fue visitado por 1,2 millones de personas, un 7% más que el año anterior; la ficción fue la estrella, y Gabriel García Márquez, Julio Cortázar y Stephen King, los más requeridos
Evangelina Himitian
(0)
12 de mayo de 2014  

Faltan pocas horas para que se baje el telón de la 40a Feria Internacional del Libro en Buenos Aires y ya hay varios indicios que hablan de un balance más que positivo: hubo más visitantes que el año pasado y se vendieron más libros. Si esta combinación resultará en mayores ganancias que en años anteriores es un misterio, ya que la inflación y el aumento de los costos hacen que los libreros sean cautos al hacer sus cuentas. Según los últimos números que manejaban ayer los organizadores, ya pasaron por la Feria más de 1.200.000 visitantes, esto es un 7% más que el año anterior.

En esta oportunidad, la gran vedette fue la ficción. Visitas internacionales de la talla de Paul Auster, el Nobel John Maxwell Coetzee, Arturo Pérez- Reverte y Almudena Grandes, entre otros, que convocaron a más de medio millar de personas a sus presentaciones y que firmaron ejemplares durante horas. No es el único indicio de que este año la ficción marcó el ritmo de las ventas. Si bien todo indicaba que los 50 años de Rayuela colocarían a Julio Cortázar en el centro de la escena, el fallecimiento de Gabriel García Márquez pocos días antes de la inauguración hizo que el Nobel colombiano se convirtiera en el autor que más libros vendió, según los números que manejaban ayer los organizadores. El segundo lugar fue para Cortázar y el tercero fue para Stephen King. Los tres libros más vendidos fueron Juego de tronos, George R.R. Martin;Ciudad de cristal (Cazadores de sombras), de Cassandra Clare, y Los juegos del hambre, de Suzanne Collins.

Ayer, pese al clima, miles de personas recorrieron los distintos pabellones de La Rural en busca de algún título. Era el caso de Margarita Trovato y Regina Lerose, dos estudiantes de Derecho de 20 años. "Hace tiempo que buscaba los libros de Auster en inglés y finalmente los encontré", contó Margarita, bolsa en mano de Estari Libros, donde compró Invisible, en su idioma original. En tanto, Regina iba tras Infierno, de Dan Brown. Había mucho por recorrer: en total, 45.000 metros cuadrados con 473 expositores.

Encontrar alguna perlita que no se halla en las librerías, llevarse un ejemplar autografiado, descubrir otros libros de algún autor o conocer la mejor puerta de entrada para empezar a leer a un mentado escritor. Ésos eran los objetivos principales que se planteaban los lectores que ayer desgranaban los pasillos de la Feria. "Me llevé varios clásicos, como Drácula, varios libros de historia argentina y El amuleto, de Ernesto Mallo. También conseguí Cuaderno de sueños de ciruelo, contó Cristian Fretes, de 27 años, empleado de comercio. Oscar Domínguez, profesor de matemática, de 45 años, iba en busca de un libro del Mundial. De hecho, los libros de deportes se convirtieron en uno de los géneros no ficción, junto con los de cocina, que más se vendieron en la Feria.

En el stand de Penguin Random House dicen que ésta fue una Feria de ficción. Este año, se vendió un 20% más de libros que el año anterior. Sólo tres de los 15 títulos más pedidos no pertenecen a ese género. Y siete de esa lista fueron títulos de García Márquez. Durante las casi tres semanas que duró la Feria, Sudamericana agotó la edición de bolsillo de los libros del colombiano y también la edición que sacó pocos días después de su fallecimiento, con las tapas originales. "Sin dudas fue la estrella de la Feria", dijo Florencia Ure, jefa de comunicaciones de la editorial.

"Ésta fue una muy buena Feria. Por momentos vino tanta gente que todos estuvimos en el stand como vendedores", afirmó Augusto Di Marco, el director para la Argentina y el Cono Sur de Santillana, que agrupa entre otros a sellos como Alfaguara y Aguilar. "Fue muy buena la convocatoria y también la venta", agregó. Cortázar fue el ángel guardián del stand, marcó el ritmo de la editorial. Rayuela y Cortázar de la A a la Z fueron los dos títulos más pedidos. "Pero también se acercó mucha gente que había leído dos o tres libros suyos y quería conocer más", apuntó Di Marco. La visita de Pérez-Reverte, que hace dos semanas firmó ejemplares por casi cuatros horas, también potenció las ventas de Alfaguara, tanto para su último libro El francotirador paciente como para otros títulos del autor.

El fenómeno de un autor como puerta de entrada para otros títulos también tuvo su efecto en el stand de Riverside Agency, representante de sellos como Anagrama y Touschen. Los libros de Auster se dispararon con su visita, especialmente La trilogía de Nueva York y La invención de la soledad, según contó Sebastián Lidijover, responsable del stand.

En Tus Quets Editores, Haruki Murakami, Almudena Grandes y Leonardo Padura convocaron a miles de lectores. "Las ventas superaron nuestras expectativas. Tres veces tuvimos que reabastecer el stock de libros", reconoce Nicolás Branden, uno de los vendedores del stand. Para hoy se espera una gran cantidad de visitantes. Los libreros saben que son muchos los que esperan al último día de la Feria para llevarse todo a precios que parecen de ficción.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.