Confusa incursión en una base aérea

Daniel Gallo
Daniel Gallo LA NACION
Persiguieron un auto dentro de El Palomar
(0)
15 de marzo de 2011  

Otra dependencia militar fue escenario de un confuso incidente que estaría vinculado con un hecho de inseguridad. El martes pasado, un costoso vehículo importado, con personas armadas a bordo, fue perseguido a alta velocidad por la pista de la base aérea de El Palomar, donde descansan los aviones presidenciales, por camionetas de seguridad de la Fuerza Aérea y un patrullero de la policía bonaerense, antes de que el auto derribara una reja y escapara del predio.

Si bien no hubo ningún tiroteo, los intrusos quedaron en un momento cara a cara con la guardia de prevención militar, apuntándose con pistolas. Personal de la comisaría 6a. de Morón investiga el hecho, que en el Edificio Cóndor fue calificado como la acción de delincuentes comunes que habrían intentado robar en el barrio militar aledaño a la base.

El Ministerio de Defensa no quiso referirse al extraño suceso, que se suma a una anormal sucesión de robos de armamento en bases y cuarteles, circunstancias graves que aún no fueron explicadas por las autoridades.

Pasadas las 22 del martes, el automóvil de alta gama –según las fuentes se trataría de un Audi– frenó delante de un puesto de guardia de la base, ubicado en una de las entradas del barrio en el que viven oficiales y suboficiales de la Fuerza Aérea. Momentos antes había pasado por el lugar otro vehículo, cuyos integrantes declararon después que habían sido acosados por el automóvil agresor en la avenida que da ingreso al sector militar. Al detenerse frente a dos suboficiales que se encontraban de guardia, uno de los ocupantes del vehículo de lujo bajó con una pistola en la mano y apuntó a los hombres de la Fuerza Aérea.

Como los guardias reaccionaron parapetándose y apuntando a su vez con sus pistolas al intruso, éste gritó: "¡Soy policía, entreguen las armas!". Otro grito fue la respuesta de los suboficiales: "¡Mostrá una identificación!". Siguieron segundos de insultos cruzados y nerviosismo, momentos aprovechados por la guardia para dar la alerta. El hombre se metió en el vehículo y se inició entonces otra de las fases del hecho que lo vuelve más preocupante: el automóvil aceleró y se introdujo en la base.

Un patrullero de la policía bonaerense que circunstancialmente pasaba por el lugar fue convocado por los primeros guardias atacados y se lanzó en la persecución dentro de la guarnición militar. Los intrusos recorrían en esos momentos la zona más cercana a la plataforma de vuelo, donde están estacionados el Tango 01 y otros aviones de la flota presidencial. El automóvil que incursionó ilegalmente en el predio tomó velocidad al verse perseguido por el patrullero y por camionetas de la Fuerza Aérea.

En un intento por acorralar a los intrusos fueron cerrados los portones de ingreso a la base, pero de manera increíble el vehículo perseguido encaró una reja cercana a la terminal de pasajeros de LADE y derrumbó los hierros sin perder siquiera velocidad ni control. De esa forma, logró fugarse.

Luego del incidente fue reforzada la guardia perimetral y se tomó la decisión de colocar cámaras de vigilancia en los puestos de control de todas las bases, confirmaron fuentes militares.

Situaciones anormales

"Fue algo muy raro", señalaron aquellos que conocen la base y que no encuentran argumentos lógicos para la acción de estos intrusos. El ambiente militar está muy sensibilizado por los últimos robos de armamentos en bases y cuarteles y que no tuvieron aún resolución judicial ni explicaciones políticas.

De la propia base de El Palomar fueron sustraídas más de 20.000 municiones en enero último, aunque la información oficial es que no todas esas balas estaban en condiciones de ser usadas. A fines del año pasado, el golpe de delincuentes, con apoyo interno, fue en el grupo de guerra electrónica de Aeroparque, donde fueron robadas 30 pistolas 9 mm y cinco ametralladoras livianas. La semana pasada fue arrestado en Villa Lugano un malhechor al intentar un asalto con una ametralladora similar a las extraídas en la guarnición castrense y la Justicia investiga el origen de esa arma secuestrada.

Sin embargo, el robo de armamento más preocupante se produjo en el batallón de arsenales 603 del Ejército. El mes pasado, se descubrió que faltaban 400 fusiles FAL, una ametralladora de apoyo de fuego MAG y cinco ametralladoras pesadas. Se trata de una cantidad de armas que excede cualquier necesidad de fuego de bandas de delincuentes comunes. Un ejemplo despejará las dudas: se trata de todo el armamento de infantería que puede encontrarse en un regimiento argentino.

Blanco ilógico

Aunque las fuentes militares sostienen que el incidente en El Palomar fue producto de delincuentes, el hecho tiene similitudes con lo sucedido en agosto pasado en el comando de la Brigada XII de Monte, en Posadas, donde intrusos también amenazaron a un puesto de guardia y fueron rechazados, en medio de un tiroteo, en esa oportunidad.

En El Palomar no hubo intercambios de disparos, pero llamó la atención de los investigadores que el delincuente bajara del automóvil y apuntara directamente contra los suboficiales de guardia, ya que si el objetivo era robar a los ocupantes del anterior rodado no resulta una maniobra práctica cambiar de blanco hacia personal militar armado.

Además, la potencia del vehículo utilizado, un Audi que los investigadores creen que estaba blindado, también resultó llamativo para los militares sorprendidos por la audacia de los delincuentes.

Dado que se trata de una base militar, la denuncia fue presentada en la justicia federal.

ANTECEDENTES

  • 17 DE AGOSTO DE 2010

    Robo en Aeroparque. Se descubre que fueron sustraídas armas del grupo de guerra electrónica. El recuento establece que faltan cinco FAL, tres ametralladoras livianas y 30 pistolas 9 mm.
  • 22 DE AGOSTO DE 2010

    Tiroteo en un regimiento. Un grupo de desconocidos procuró copar la guardia del comando de la Brigada XII de Monte, en Posadas, y fue repelido con un intercambio de disparos con la guardia.
  • 4 DE ENERO DE 2011

    Faltan municiones en El Palomar. Una inspección detecta que fueron robadas más de 20.000 balas de diversos calibres, en especial 9 mm, del polvorín de la base aérea El Palomar. La mayoría de los proyectiles no estaban en condiciones de uso.
  • 23 DE FEBRERO DE 2011

    Increíble robo en un arsenal. Es descubierto el faltante de gran cantidad de armamento en el batallón de arsenales 603 del Ejército. Fueron robados más de 400 FAL, una ametralladora MAG y cinco ametralladoras pesadas calibre 12,7.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Sociedad

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.