Coronavirus en la Argentina: el 60% de los internados en terapia intensiva son infectados con SARS-CoV-2

En primer plano, uno de los instructivos de cómo lavarse las manos para ingresar a la terapia intensiva del Hospital Dr. Alberto Balestrini de La Matanza
En primer plano, uno de los instructivos de cómo lavarse las manos para ingresar a la terapia intensiva del Hospital Dr. Alberto Balestrini de La Matanza Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno
José María Costa
(0)
27 de octubre de 2020  • 18:48

En el parte que el Ministerio de Salud emitió anoche, el 416 desde la llegada de la pandemia del coronavirus Covid-19 al país, se reportó por primera vez que en la Argentina hay más de 5000 infectados con el virus SARS-CoV-2 internados en Unidades de Terapia Intensiva (UTI).

En total, según el recuento oficial, de los 163.414 casos activos que había anoche, 5038 cursaban la enfermedad en una UTI en el país. Este total, según mediciones internacionales, situaron a la Argentina en el cuarto lugar entre los países con más infectados con Covid-19 en estado crítico. Solo están por encima Estados Unidos, India y Brasil.

Según el reporte vespertino difundido anoche a las 20.31 por la cartera que dirige Ginés González García, de las cerca de 13.000 camas en UTI que hay en el país, el 64% (8320) están ocupadas por enfermos sin tener en cuenta qué patología tienen.

Entocnes, si se tiene en cuenta el total de personas en UTI hasta anoche, por primera vez, el 60% son pacientes con Covid-19 positivo.

En base a estos números, LA NACION habló con Rosa Reina, presidenta de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI), y con Eduardo López, médico infectólogo y jefe del Departamento de Medicina del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez. Ninguno de los dos profesionales se mostró sorprendido con el crecimiento. Lo relacionaron con el rápido ascenso de casos fuera del área metropolitana.

"No sorprende el número. Esto aumenta porque el número de casos en el interior del país creció de forma exponencial. En cierta medida, estamos repitiendo el modelo de España e Italia. Cuando se tienen muchos casos en poco tiempo, es natural que se sature el sistema de salud", dijo López, y agregó: "En las provincias fuera del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) se está dando un alto número de casos. Allí no tienen un sistema de salud tan fuerte como el del AMBA, y que los diagnósticos lleguen más tarde complica los cuadros".

En esto coincidió Reina y sumó: "Hay lugares, en algunas provincias, que han tenido un crecimiento ostensible de pacientes en UTI en el último mes o mes y medio. Por ejemplo Santa Fe, Mendoza, Córdoba, Entre Ríos, Neuquén, Río Negro (que todavía sigue), Santa Cruz y Tierra del Fuego".

"Son provincias que están por encima del 70% en las internaciones. En otras, como el AMBA y Jujuy, ya comenzaron a bajar, pero los números siguen altos. Todavía estamos en porcentajes altos de internación. Eso estresa mucho el sistema de salud, y también está el cansancio del personal, sobre todo en los intensivistas. Además, los pacientes con Covid-19 tienen internaciones mucho más largas", detalló la titular de la SATI.

Reina sumó una variable más al complejo panorama del eslabón más débil del sistema de salud: "Por otra parte, las terapias intensivas no Covid-19, están trabajando a un 100% a raíz de las aperturas. Ya sea por las cirugías que se habían pospuesto y se empezaron a hacer, como por la reaparición de incidentes en la vía pública que generan trauma y habían bajado muchísimo con las restricciones de la movilidad. Previo a la pandemia, entre ambas se llevaban entre el 50 y el 60% de la ocupación de las terapias intensivas. Es decir, están ocupadas con alta capacidad las dos terapias intensivas".

Los monitores a los que están conectados los pacientes de terapia intensiva del Hospital Dr. Alberto Balestrini de La Matanza
Los monitores a los que están conectados los pacientes de terapia intensiva del Hospital Dr. Alberto Balestrini de La Matanza Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

Las curvas empinadas, uno de los factores

"Cuando se tienen muchos casos en poco tiempo, el sistema de salud se pone tenso y el que más riesgo de colapso tiene siempre es la unidad de terapia intensiva. Eso pasó en Italia y en España. No pasó en el AMBA porque, más allá de las cuarentenas imperfectas, si se analiza la curva de casos, fue subiendo con el tiempo y así se evitó la saturación", explicó López, que forma parte de comité de expertos que asesora al gobierno en el manejo de la pandemia.

El infectólogo del hospital de niños porteño agregó: "Si se miran las curvas de otras provincias como Córdoba, Santa Fe, Mendoza. Son mucho más empinadas y con crecimiento exponencial. Hoy tenemos áreas con más del 70% de ocupación de UTI como es el caso de Río Negro, Santa Fe y Neuquén, que tienen zonas con más del 90% de ocupación de las camas. El gran Mendoza, por ejemplo, 88%, y Tucumán, 76%. En muchos de estos lugares el equipo de salud no es suficiente para atender todo este caudal de pacientes".

"La clave para evitar que suceda lo de esos países es que no se enfermen adultos mayores o personas con comorbilidades. Para lograr esto, se debe testear, rastrear y aislar a los convivientes de los casos confirmados para evitar que jóvenes o adultos jóvenes contagien a adultos mayores o personas con comorbilidades que después ingresan a unidades de terapia intensiva", cerró López.

Por otra parte, Reina habló también de cómo viven la situación los médicos abocados a la atención de los pacientes con SARS-CoV-2: "El personal intensivista está muy demandado y saturado. Además, muchos se contagiaron y esos lugares hay que cubrirlos. Colaboran muchos médicos de otras especialidades, pero hay funciones para las que no están capacitados y las tiene que hacer un intensivista. Es un tema que queremos hablar con las autoridades sanitarias nacionales y provinciales".

"Cuando termine esto, se deberá repensar y revertir esta tendencia de pocos profesionales preparados para terapia intensiva. Son un eslabón importante en el sistema de salud. Hay un mito de que la persona que llega a terapia intensiva no sobrevive, pero esto no es así. La sobrevida es del 75 al 80%, en general. En el caso de los pacientes con Covid-19, esa sobrevida es del 50%", explicó la titular de la SATI.

La médica luego pidió: "Hay que repensar el sistema de salud. En la actualidad, por ejemplo, este año solo hubo 109 plazas para residentes en terapia intensiva. Son pocas, como para la mayoría de las especialidades. Pero a esto se suma otro problema, solo un 20% de los egresados se anotan para terapistas porque no tuvieron la materia durante la carrera. No la conocen. No es una materia, como clínica, pediatría o infectología".

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.