Coronavirus en la Argentina. ¿Por qué sigue siendo alta la positividad de los testeos en el país?

La proporción de positivos sobre las pruebas para diagnosticar Covid-19 alcanzó estos días sus valores más altos desde marzo pasado al superar el 50%; para la OMS, un 10% de positividad es aceptable, pero superarlo quiere decir que se está testeando de manera insuficiente
La proporción de positivos sobre las pruebas para diagnosticar Covid-19 alcanzó estos días sus valores más altos desde marzo pasado al superar el 50%; para la OMS, un 10% de positividad es aceptable, pero superarlo quiere decir que se está testeando de manera insuficiente
Fabiola Czubaj
(0)
29 de septiembre de 2020  • 16:39

Los testeos como estrategia para ponerle freno a los contagios en el país está quedando rezagada frente a la rapidez con la que se está desplazando la pandemia por las provincias. La proporción de positivos sobre las pruebas para diagnosticar Covid-19 alcanzó estos días sus valores más altos desde marzo pasado al superar el 50% y sin que escalara la cifra diaria de testeos realizados en el país.

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), un 10% de positividad es aceptable. Pero superarlo quiere decir que se está testeando de manera insuficiente. El valor ideal se ubica en el 5% o menos. "Alcanzar un nivel de positividad de testeo por debajo del 5% permite flexibilizar actividades (comerciales, escuelas) de forma segura", sostuvo el médico Conrado Estol, que sigue la evolución de los indicadores de la pandemia.

"Nueva York y Madrid tuvieron un compromiso similarmente grave durante la pandemia. Pero Nueva York realizó testeo masivo, aislamiento de casos y flexibilización progresiva de actividades, lo que le valió una positividad de testeos menor al 1%. En Madrid, esto no se hizo y actualmente enfrenta una segunda ola de enormes proporciones y consecuencias", agregó el neurólogo.

En el estado de Nueva York, por ejemplo, apenas el 1% de las 99.953 personas testeadas el viernes pasado resultó positivo. El 31 de marzo pasado, en cambio, con el sistema sanitario en máximo estrés por la pandemia, la mitad de los 15.701 testeos del día dieron positivo. Ese 50,4% fue la positividad más alta que registró ese estado de la costa este de Estados Unidos.

Acá, ayer, con una cifra de testeos similar (15.171), la positividad fue del 58% y la más elevada desde marzo pasado. Pero los fines de semana suele disminuir el trabajo en los laboratorios. El viernes pasado, con 25.098 tests que informó el Ministerio de Salud de la Nación, la positividad se ubicó en el 51%. El valor promedio es del 44%.

¿Por qué este indicador se mantiene tan alto en el país?

LA NACION no logró acceder este lunes a una respuesta de parte de la cartera a cargo de Ginés González García. En tanto, los especialistas consultados coincidieron al señalar varios factores, incluida una falla en la coordinación de una estrategia nacional de testeos. Esto puede poner en riesgo los avances que logren las jurisdicciones en la interrupción de sus cadenas de contagio si aparecen nuevos brotes y falta capacidad local rápida para detectar nuevos casos y aislar a los contactos de manera oportuna.

Estrategia más ofensiva

"La OMS habla básicamente de que la estrategia de testeos (diagnósticos) de un país debe tener alrededor de un 5% de positividad. Acá tendríamos que haber desplegado una estrategia mucho más ofensiva, variada, planificada y articulada con las universidades y el sistema científico", explicó Jorge Geffner, profesor titular de la Cátedra de Inmunología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires. "Si no es posible llegar al 5% de positividad, lleguemos al 10%, porque cuando es más alto, del 40% o más, pueden darse dos posibilidades solamente", agregó en diálogo con LA NACION.

¿Cuáles son? Una es que se esté aplicando el operativo Detectar, de búsqueda activa de casos, en un área o una región, como fue en la Villa 31 de la ciudad o Villa Azul de la provincia de Buenos Aires. Eso eleva el número de positivos. "Pero cuando el porcentaje global se mantiene en un valor tan alto, quiere decir que el nivel de testeo es insuficiente. Eso es porque estamos testeando a los sintomáticos claros. Epidemiológicamente, como otros virus respiratorios están circulando poco, es muy posible que esos casos sean por SARS-CoV-2. Por lo tanto, hay que extender la capacidad de testeo", sostuvo Geffner.

Dicho eso, aclaró que también debe acompañarse con un adecuado seguimiento de los contactos y las posibilidades de cumplir el aislamiento que corresponde, con un seguimiento médico para asegurar la atención temprana si aparecen síntomas que, con este coronavirus, pueden agravarse en pocos días. "Sin esto, ampliar la capacidad de testeos no tiene sentido", indicó el investigador del Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y Sida (Inbirs/Conicet).

Ahí, se hacen entre 1200 y 1500 determinaciones de Covid-19 por día. "La disponibilidad de testeos la emplearía en el seguimiento de los contactos y la detección de nuevos focos en este momento -sugirió-. En la ciudad y los dos primeros cordones del conurbano, hay una estabilidad, que es muy alta, pero se mantiene. Pero en las provincias, los casos están avanzando y con velocidad. Hay poblaciones en el interior que están alejadas de las localidades con mejores recursos médicos y si el virus llega hasta ahí, será muy difícil controlarlo."

Eduardo López, que integra el comité asesor nacional para Covid-19 y es jefe del Departamento de Medicina del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, reclama desde hace meses aumentar la cantidad de testeos."Es evidente que se testea poco. La Argentina es el país que menos tests hace en la región", aclaró el infectólogo.

Pero también indicó que cuando el índice de positividad es alto, lo que significa que el virus está circulando en la comunidad, pueden influir dos motivos: la carga de los resultados negativos es imperfecta y esto reduce la proporción de positivos en el total de testeos, y, al testear menos, la estrategia se concentra en los individuos que tienen síntomas solamente.

"En la medida en que se haga más sensible la definición de caso sospechoso y se utilice el plan Detectar, se va a tener una mayor cantidad de positivos en una primera etapa hasta que empiecen a aumentar los negativos -detalló López-. La Argentina no está usando el plan Detectar como debiera. Ahora, con la aparición de las pruebas diagnósticas más rápidas, como la de antígenos u otras disponibles, es posible testear más, mejorar la logística y no tener retrasos diagnósticos con resultados en no más de 20 minutos."

Para Estol, en el caso de Covid-19, "el testeo es especialmente importante para identificar personas asintomáticas que diseminan la enfermedad, pero no pueden ser identificadas si no se diagnostican con el testeo".

Insistió, como los otros especialistas consultados, en que mientras más casos se encuentren entre todas las personas que están infectadas, mayor será la posibilidad de aislarlos y así cortar la diseminación del virus. "Por el contrario, si solo se detecta una pequeña proporción de los infectados, la mayoría seguirá circulando y contagiando al resto de huéspedes susceptibles. Entonces, la pandemia se descontrola", advirtió.

Y tras preguntarse por qué en la Argentina no se ha testeado lo suficiente, con porcentajes de positividad superiores al 30% y una diseminación viral creciente, dijo: "Chile ha alcanzado los 170.000 testeos por millón de habitantes, mientras que nosotros estamos en 40.000. Si nos comparamos con Uruguay, ellos han procesado 300 testeos por cada infectado y nosotros, apenas 2. Sin un testeo suficiente la pandemia está liberada a su evolución natural con el costo que eso implica. Si no lo hemos podido solucionar solos, quizá es momento para consultar a expertos en países exitosos. No podemos arriesgarnos a que en las provincias ocurra lo que ha pasado durante todos estos meses en el área metropolitana de Buenos Aires".

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.