Coronavirus en la Argentina. Santiago del Estero: ordenaron la detención de "Don Ávila", el famoso "caso 41"

El famoso "Puente Carretero", que une la capital santiagueña con La Banda, totalmente desierto
El famoso "Puente Carretero", que une la capital santiagueña con La Banda, totalmente desierto Fuente: LA NACION - Crédito: Leonel Rodriguez
Leonel Rodríguez
(0)
10 de agosto de 2020  • 16:51

Santiago del Estero.- La justicia santiagueña imputó y ordenó la detención de Luis Ávila, el ya famoso y conocido "caso 41" de esta provincia por el que se dispararon los contagios de coronavirus, generando temor e indignación en los santiagueños y obligó a las autoridades a imponer restricciones horarias en la circulación en la Capital y La Banda, las dos ciudades más importantes.

Ávila, quien permanece internado en la UTI (Unidad de Terapia Intensiva) del Hospital Independencia debido a que es un paciente con antecedentes de problemas respiratorios, fue notificado por el Fiscal Sebastián Robles de su condición de detenido e imputado de haber violado los delitos contemplados en los artículos 202 y 205 del Código Penal.

Estos dos artículos están dentro del capítulo denominado "delitos contra la seguridad pública" y hablan de "reclusión o prisión de tres a quince años, el que propagare una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas" en el caso del 202 y de "prisión de seis meses a dos años, el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia".

"El caso 41"

Días atrás, en el parte diario del Ministerio de Salud de Santiago del Estero, se dio a conocer el contagiado número 41 de la provincia, y que, a diferencia de los restantes, este no tenía antecedente de viaje y empezó la investigación para detectar si se trataba del "caso cero" y trascendió rápidamente que esta persona, aun con síntomas, había tenido contacto estrecho con decenas de personas y la propagación del virus Covid-19, totalmente controlada a este momento, era inevitable.

El pasado martes, en conferencia de prensa, visiblemente indignado, el gobernador Gerardo Zamora, habló del "caso 41", afirmando que "ya lo conocen todos, es famoso, este caso es todo lo que no tiene que ocurrir". Y agregó: "anduvo de asado en asado, de juntada en juntada, parece que se dedicaba a eso".

Ese mismo día la policía tuvo que recurrir a la justicia y que esta ordene el secuestro del celular de "Don Ávila", ya que era poca su colaboración y muy "frágil su memoria", según indicaron los investigadores, a la hora de recordar los lugares por los que anduvo y las personas con quienes había compartido asados, guitarreadas y bebidas, estando con síntomas compatibles con coronavirus: "anduvo en un par de médicos, le recetaron paracetamol y cuando no dio más fue al hospital", indicó el mandatario santiagueño.

Lo que hoy la justicia tiene probado es que un integrante de la familia del ahora imputado y detenido estuvo en Jujuy, provincia muy complicada por la circulación del coronavirus, entre los primeros días y mediados de julio, ya que se activó una antena de celular en esa provincia.

La "gira" del "caso 41" obligó a que desde el jueves pasado se haya achicado el margen horario de circulación en la capital santiagueña y en la ciudad de La Banda, las dos más importantes, separadas por el Río Dulce y a 7 kilómetros una de la otra: solo se puede hacerlo de 8 de la mañana a seis de la tarde. Esto incluye el cierre total de comercios y solo pueden abrir farmacias y estaciones de servicio y podrán circular, fuera de ese horario, solo los trabajadores esenciales

Ante la prensa, el mismo Zamora, al anunciar estas medidas, advirtió durísimas sanciones a quienes incumplan y dejó una frase que se viralizó en la provincia: "espero que después de las 18 y hasta las 8 de la mañana. miren, se los diré así, espero que no ande ni el loro".

Hace 4 días que Santiago (Capital)y La Banda vienen acatando las medidas de restricción horaria para casi todo tipo de actividades y si bien se han detectado violaciones a la prohibición de reuniones sociales y familiares, estas han bajado considerablemente. En los horarios prohibidos para la circulación las calles santiagueñas se han convertido en un paisaje jamás visto, con una quietud absoluta.

Desde la aparición del "caso 41" se detectaron, hasta el informe de ayer, 88 nuevos casos en pocos días, cuando hasta el lunes pasado la provincia solo tenía 40 acumulados en cinco meses de cuarentena. Hoy los números de Santiago del Estero son 129 casos, de los cuales 30 fueron dados de alta y sin muertes.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.