Ayudar a los mayores en tiempos de coronavirus: "Ahora el teléfono suena todo el tiempo"

La Fundación Sí colabora con 347 comedores comunitarios del país
La Fundación Sí colabora con 347 comedores comunitarios del país
Cecilia Martínez
(0)
23 de marzo de 2020  • 21:02

Manuel Lozano toma nota. Acaba de atender la llamada de un abuelo que, con lentitud, le dicta al teléfono lo que necesita de la compra para estos días. El anciano forma parte de los grupos de riesgo dentro del actual escenario de expansión del coronavirus y, a falta de familiares o conocidos que puedan asistirlo, la Fundación Sí dispuso una línea de ayuda para darles una mano.

La pandemia y el obligado aislamiento social también plantearon cambios en las vías de ayuda de las organizaciones solidarias. Desde el inicio de la cuarentena, la fundación liderada por Lozano atendió más de 240 llamadas a través del teléfono de contacto que habilitó (en el número 011 4775-6159) para atender a los mayores de 60 años y grupos de riesgo que necesiten asistencia en las próximas semanas y no tengan en quien apoyarse.

"Hasta ayer atendíamos unas cuatro llamadas cada hora, ahora el teléfono suena todo el tiempo, y esto va a ir incrementándose", explica el director de la ONG. Adherida a la campaña #SeamosResponsables para evitar la circulación y el contacto físico, la organización cuenta desde el viernes pasado con un equipo de voluntarios autorizado para asistir a estas personas con compras y trámites. El objetivo es evitar que los ancianos salgan a la calle. Se realizan las gestiones por ellos y, una vez en el domicilio, les reintegran el gasto de la compra.

Manuel Lozano
Manuel Lozano

Dos personas con diabetes que se quedaron sin la medicación, un abuelo hipertenso, gente que vive en el exterior y que llama porque sus padres están solos o una persona HIV positivo que necesita medicarse son algunos ejemplos de los pedidos de ayuda recibidos en las últimas horas.

"Una abuela de más de 70 también nos llamó hoy muy angustiada porque su tarjeta para cobrar la jubilación estaba vencida y no podía ir al banco, entonces pensaba que no podría cobrar y que no tendría plata. Ante este caso, una psicóloga de la fundación la está llamando con frecuencia para que esté tranquila y sepa que no está sola, que la vamos a ayudar a resolverlo", explica Lozano con otro ejemplo. "Cuando alguien los escucha y ayuda, todo es diferente. Hay mucha gente sola", completa.

La Fundación continúa, asimismo, con su labor de provisión de alimentos en los 347 comedores comunitarios del país con los que trabaja. Sin embargo, el decreto de aislamiento impide que las donaciones que habitualmente recibe en la sede de la ONG, en la calle Ángel Carranza 1962, puedan continuar materializándose de forma presencial, por lo que la única vía de colaboración actual es mediante donaciones de dinero para comprar alimentos y luego entregarlos a los comedores.

Consciente de las dificultades económicas que se abren en estos momentos para la población en general, Lozano señala sin embargo que la capacidad de respuesta de Sí "depende de la capacidad de respuesta de la gente". Sin fondos, no hay alimentos. Por ello, quienes deseen colaborar con este aporte, deben dirigirse a la web de la organización: www.fundacionsi.org.ar .

Entrega de alimentos de a Fundación Sí a los comedores comunitarios
Entrega de alimentos de a Fundación Sí a los comedores comunitarios

Lozano cuenta que la demanda de pedidos de alimentos en los comedores es muy alta y está creciendo. "Como tampoco puede haber acumulación de gente en los comedores, se están entregando viandas y bolsones de alimentos para que la gente cocine en su casa. Al mandarles la comida para su casa, se incrementa el pedido, porque por lo general al comedor van los chicos solos a comer, pero así come toda la familia, por lo que se necesitan raciones más grandes", explica.

Por el momento, la campaña de alimentos lleva recaudada la suma de 97.000 pesos, de los cuales 70.000 se gastaron ya en una compra de productos básicos como leche, fideos, arroz, polenta, aceite y puré de tomate, entregados a comedores comunitarios del Gran Buenos Aires y el interior.

A su vez y por motivos de prevención y aislamiento, la Fundación ha limitado el número de voluntarios de los que dispone por barrio. "Designamos a un voluntario por barrio. De los 2500 que somos, en calle ahora estamos intentando ser menos de 20. Además, se suspendieron las recorridas para atender a las personas de calle y solo estamos dos personas en un auto viendo específicamente a quiénes sabemos que están en mayor riesgo por la edad o por una situación particular", cuenta Manuel sobre las nuevas dinámicas.

"Además, no nos abrazamos, que es algo que solemos hacer, y estamos tomando todos los recaudos que todo el mundo sabe", agrega.

Tras ocho años en funcionamiento, la Fundación Sí atiende en la actualidad a unas 1770 personas en situación de calle. A su vez, en las residencias universitarias que gestiona, viven 450 chicos repartidos en trece casas, y trabaja con 347 comedores barriales, que llegan a más de 60.000 personas.

Sobre la difícil situación que está atravesando la sociedad, reflexiona: "La solución es la comunidad, por ahí va el camino. Vivir es comunidad. Mantenernos bien comunicados y no pensar solamente en lo que nos pasa a nosotros sino en lo que le pasa al resto. No somos una sociedad que piense demasiado en sus mayores, así que está bueno que estemos pensando mucho en ellos. No es algo menor. De esto tenemos que aprender y espero que a futuro todos podamos capitalizarlo", señala.

Como ejemplo de un factor en positivo en medio de este contexto, Lozano cita la forma en que se han organizado algunos edificios. "Hay muchos abuelos que nos cuentan que los vecinos le tocaron la puerta y les fueron a la farmacia o al almacén. Inclusive si alguien duerme en la calle en tu vereda y cuando vas a comprar te lo cruzás y tenés algo para darle de comer, eso suma un montón, porque a los que están en la calle, sin lugares abiertos para pedir, les resulta ahora mucho más difícil la subsistencia", señala.

Toda persona que necesita de la ayuda de la Fundación, puede comunicarse al teléfono (011) 4775-6159, al número de WhatsApp (+5411) 54107309 o escribiendo al e-mail info@fundacionsi.org.ar.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.