Cuarenta años después, la Argentina vuelve a fabricar una locomotora