Cumplir con la norma exige nuevas correcciones