De la cuna a los flashes: la fotografía newborn, una tendencia que crece

Se trata de sesiones fotográficas a bebés con menos de un mes de vida; son retratados en ambientes y con musicalización especial; el trabajo de las fotógrafas, la experiencia de los padres y la opinión de médicos
Se trata de sesiones fotográficas a bebés con menos de un mes de vida; son retratados en ambientes y con musicalización especial; el trabajo de las fotógrafas, la experiencia de los padres y la opinión de médicos Fuente: Archivo
Juan Ignacio Gareca
(0)
24 de enero de 2018  • 15:41

Ya no alcanza con la cámara digital o los teléfonos celulares. Ahora los padres también retratan a sus hijos en sesiones fotográficas realizadas por profesionales. La obsesión por el detalle y la acumulación de recuerdos convirtieron a la fotografía newborn en un nuevo fenómeno que no para de crecer en la Argentina.

“Estamos viviendo un auge de la fotografía newborn”, dice Paula Peralta , fotógrafa especializada en la técnica de retratar a recién nacidos. Para ella es un rubro que a pesar de transitar por un buen momento todavía no es masivamente conocido: “En el país hace tres o cuatro años nadie sabía lo que era, y de a poco se fue posicionando en el mercado, pero falta”, dice Peralta y agrega: “Como está dentro de la rama de la fotografía familiar, abre la puerta a una relación de largo plazo con nuestros clientes: luego del newborn nos llaman para el primer año, el bautismo y los cumpleaños”.

Los precios de la sesiones varían entre $3000 y $5000, dependiendo la cantidad y la calidad de las fotos

Laura Sosa no la pasó bien. La mamá de Isabella, quien al momento de hacer el newborn tenía un mes cumplido, asegura que fue una experiencia olvidable. “Estaba dolorida y la bebé lloró durante toda la sesión”, cuenta Laura y agrega: “El problema fue que la fotógrafa no era madre y por eso, no logró conectar con Isabella”

Como Paula, para Yaminska Asbun, de Beginnigns Fotografía, el newborn hoy está en el mejor momento: “El auge comenzó hace dos años: todos los días nacen bebés y el mercado es muy interesante”. Para la fotógrafa es común que los padres tengan precauciones y sientan temor, “por eso la profesionalidad del fotógrafo es tan importante”, asegura. Los precios de la sesiones varían entre $3000 y $5000, dependiendo la cantidad y la calidad de las fotos.

Santiago Gubernati, es médico de familia y trabaja con las circunstancias médicas, pero también emocionales y sociales que rodean a los niños. “La consulta previa a la sesión de newborn se hizo recurrente en los últimos dos años”, dice Gubernati. Para el profesional, que este tipo de trabajo se realice durante el primer mes de vida del bebé es desaconsejable, porque no tienen desarrolladas las defensas ni instalada su lactancia. “Pero no sólo en el bebé, la madre tampoco está preparada: el primer mes es clave para que el grupo familiar se encierre y se constituya como familia”, explica Gubernati. Por último, aconseja que aquellos padres que deseen realizar este tipo de trabajos esperen a que el bebé tenga las primeras dosis de vacuna, que consideren la temperatura del ambiente y el uso de materiales de algodón en lugar de sintéticos o de peluche.

Una tendencia que crece entre recién nacidos
Una tendencia que crece entre recién nacidos

La duración de las sesiones de newborn depende del cliente. “Cada bebé es un mundo. Tenemos técnicas para contenerlos y se habla mucho con los padres previamente. Les explicamos que si bien yo me encargo de posicionar al bebé, ellos están a su lado siempre”, explica Paula. “Es diferente trabajar con un bebé de 15 días, que te puede ofrecer poses mucho más tiernas por la elasticidad; que uno de un mes, que tiende a moverse mucho más”, explica Yaminska. Generalmente, cada sesión dura entre dos y cuatro horas. Todas las profesionales aconsejan que las sesiones se realicen en sus estudios y no en las casas particulares, principalmente por el control de la iluminación: clave para la calidad de las fotos.

Respecto a las sugerencias previas, Yaminska recuerda un pedido especial: “Una vez vino un padre bombero y trajo a la sesión el casco, botas y remera de su trabajo y trabajamos con eso”. Paula dice que cada fotógrafo tiene su estilo: “Siempre le pido a los padres que antes vean mis trabajos publicados y, si no les gusta alguna combinación de colores, lo solucionamos”, asegura.

“No los afecta en nada”, asegura Miguel Alemán del otro lado del teléfono. El médico pediatra aclara que el máximo riesgo que corren los bebés es a partir del uso del flash: “Pueden irritarle la retina y la mayor consecuencia es que pasen una mala noche, que no puedan conciliar bien el sueño”, dice Alemán. Para el profesional, este tipo de trabajos con bebés no implican motivos de mayores preocupaciones

Olivia, la hija de Paula y Sergio
Olivia, la hija de Paula y Sergio Fuente: Archivo

Según Paula y Sergio, el newborn fue una de las mejores decisiones de su vida. “Todo fue hermoso. Desde que llegamos la fotógrafa nos recibió bien, con ruidos blancos que relajaron a Olivia para que las fotos salgan lo más naturales posibles”, dice Sergio. Por último, para Paula su primera experiencia newborn fue un punto de inflexión: “Desde que viví la experiencia no paro de recomendarla. A todas mis amigas y gente que conozco les digo: no lo duden, es un recuerdo emocionante que queda para siempre”.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.