El gabinete viajó con anuncios concretos para los inundados

Siete ministros concertaron medidas
(0)
31 de mayo de 2003  

SANTA FE.- El flamante gobierno nacional trajo ayer a esta capital anuncios concretos para atemperar los efectos de la catástrofe provocada hace un mes por el desborde del río Salado.

Por tres meses elevará a 300 pesos las jubilaciones y pensiones nacionales para los beneficiarios que viven en la zona damnificada, otorgará subsidios para trabajadores de empresas dañadas por el fenómeno, apoyará un plan de infraestructura, repondrá el equipamiento perdido en el Hospital de Niños -entre él, un tomógrafo de nueva generación- y asistirá a la población escolar para la reanudación del ciclo lectivo.

Cuando todas las medidas anunciadas estén en marcha -quizás en una quincena- el presidente Néstor Kirchner llegará para encontrarse con el gobernador, Carlos Reutemann, y evaluar la progresiva salida de la emergencia que ocasionó la histórica inundación, la que provocó la evacuación de 150 mil santafecinos, cerca de medio centenar de víctimas fatales y perjuicios por más de 2.500.000 pesos.

El gobierno que asumió el domingo pasado dio muestras de tener poder de decisión y así siete ministros, encabezados por el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, se instalaron durante media jornada con sus pares provinciales, y luego de escuchar las evaluaciones fueron directamente a los anuncios.

El titular de Trabajo, Carlos Tomada, indicó que las jubilaciones y pensiones nacionales mínimas serán, por tres meses, de 300 pesos para todos aquellos beneficiarios con residencia en la zona afectada, el oeste y sur de esta capital. La medida alcanzará a 56.500 pasivos.

Además, se otorgarán subsidios por desempleo a los trabajadores cuyas empresas se encuentren inactivas por la emergencia, o que por la misma situación estén percibiendo sueldos en forma parcial, como ocurre en medio millar de Pyme. Al resto de los trabajadores le duplicarán las asignaciones familiares.

Por su parte, el ministro de Salud, Ginés González García, y su par provincial, Fernando Bondesío, lanzaron el programa "Volver a casa": por tres meses se apoyará a los inundados que regresen a sus domicilios con artículos y elementos de limpieza, para lo que se destinarán 400 mil pesos. También, el proyecto "Acompañando a la gente", que incluye la capacitación de equipos de atención primaria de la salud, física y psíquica, de 18 mil familias severamente perjudicadas.

La titular de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, consideró que con los 10 mil planes sociales otorgados -y ahora ratificados- para ayudar a los jefes y jefas de hogar afectados la provincia "está cubierta".

Sobre la educación, la expectativa está puesta en la reanudación del ciclo lectivo. "Las clases deben reanudarse cuanto antes", sostuvo el ministro de Educación, Daniel Filmus. En materia de obras y servicios, el titular del área, Julio de Vido, anunció que con los equipos de Hacienda y Obras Públicas de Santa Fe verán "de qué manera ejecutar rápidamente obras públicas que servirán para recuperar el trabajo y la actividad económica".

Deterioro del cuadro sanitario

  • SANTA FE.- Según el Centro Operativo de Salud (COS) suman 117 los casos de hepatitis y 91 los de leptospirosis comprobados en laboratorio, aunque la cifra se duplica si se suman los "sospechosos". Como tarea de prevención prosiguen los operativos de inoculación preventiva contra la leptospirosis, que incluye zoonosis de animales. Entretanto, continúa la relocalización de evacuados, a los efectos de liberar edificios escolares. Se están reacondicionando nuevos asentamientos y se ampliará el sector de carpas. En 177 centros de evacuados permanecen alojadas 15.250 personas. Varios de ellos los visitó ayer la cantante Soledad, oriunda de esta provincia, brindando recitales abiertos.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Sociedad

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.