El Titanic fue recordado en tierra y mar

Anoche, coincidiendo con el instante de la tragedia, se realizaban homenajes en Belfast y en Halifax, y a bordo de buques en el océano
(0)
15 de abril de 2012  

Desde la cuna del Titanic en un astillero de Belfast hasta su tumba en las profundidades del Atlántico Norte, miles de personas se congregaron ayer en tierra y en el mar para recordar al trasatlántico que hace cien años se embarcó en su viaje inaugural como un emblema del lujo de la era eduardiana para terminar como símbolo de la tragedia.

El buque viajaba de Southampton, en Gran Bretaña, a Nueva York, con una lista diversa de pasajeros, que incluía desde aristócratas acaudalados hasta emigrantes paupérrimos. Embistió un témpano a las 11.40 de la noche el 14 de abril de 1912 y se hundió a las 2.20 de la mañana del 15. Más de 1500 de sus 2208 pasajeros y tripulantes se ahogaron.

A bordo del Balmoral -un crucero que transporta a 1309 nostálgicos, como también a descendientes de las víctimas del Titanic por su misma ruta- pasajeros y tripulantes participaban anoche de dos servicios conmemorativos en el lugar del desastre, a 640 kilómetros de las costas de Terranova, uno coincidente con el momento del choque y otro con el instante en que se hundió tras partirse al medio.

Un ministro religioso conducía las plegarias mientras se arrojaban coronas fúnebres al mar y una banda de música, que entretiene al pasaje en el crucero, ejecutaba la misma canción que tocaba la orquesta del Titanic mientras el barco se hundía inexorablemente.

Con trajes de época

El crucero se propuse recrear la experiencia a bordo del Titanic, con la lógica excepción del desastre. Muchos pasajeros llevaron trajes y vestidos de época para participar en bailes y en una comida formal que recreó la última cena del barco condenado. Otro crucero, el Journey, que zarpó de Nueva York el martes pasado, se unió al Balmoral en el lugar.

En Belfast, Irlanda del Norte, donde fue construido el Titanic -orgullo del astillero Harland & Wolff-, millares de personas asistieron a un réquiem en la catedral anglicana de St. Anne y a un concierto televisado a nivel nacional en el puerto de la ciudad.

Del concierto participaron Bryan Ferry y Joss Stone, como también cien percusionistas para ejecutar una nueva pieza, "Tambores del Titanic". Algunos actores, entre ellos Kenneth Branagh, Simon Callow e Imelda Stanton, leyeron versiones del desastre de la época. En la catedral se ejecutó "El réquiem para las almas perdidas del Titanic", de Philip Hammond, seguido de una procesión con antorchas hasta el monumento conmemorativo del Titanic en predios de la alcaldía de Belfast.

En tanto, en Halifax, Canadá, se recordaba anoche la tragedia del Titanic con dos grandes actos, una vigilia nocturna y una ceremonia en el cementerio en el que están enterradas muchas de las víctimas del naufragio.

Las huellas del hundimiento del Titanic son claramente visibles en la ciudad canadiense. Quizá la más visible es el cementerio de Fairview Lawn, donde están enterradas 121 víctimas del naufragio, más que en ningún otro cementerio del mundo, y al que ayer se acercaron decenas de personas para visitar las tumbas del Titanic, muchas de ellas sin nombre porque los restos que reposan allí nunca fueron identificados.

Las tumbas están colocadas de forma que recuerdan la proa de un barco e incluso en la parte frontal existe un amplio espacio vacío, que las separa del resto de las lápidas, para representar la montaña de hielo flotante que acabó con el mito del barco insumergible.

Una de las tumbas más visitadas de Fairview Lawn es la del pequeño niño que hasta el año 2007 yació sin ser identificado y que ahora se sabe que contiene los restos de Sidney Leslie Goodwin, un niño inglés que viajaba en tercera clase junto con su familia que también pereció en el desastre.

Ayer, Jane Patricia Maidens, una habitante de Halifax, colocó una moneda de un centavo sobre la lápida de la tumba de Sidney, un gesto que se ha convertido en una práctica habitual para los visitantes. "Es una muestra de respeto y amor", dijo Maidens, a la vez que reconocía que, aunque vive desde hace años en Halifax, era la primera vez que acudía al cementerio donde están las víctimas del Titanic.

"En Gran Bretaña, en el pasado, solían poner centavos sobre los ojos de las personas cuando morían. Pero también sirve para mandarles buenos deseos en su viaje, especialmente a un niño", explicó.

Agencias AP y EFE

La última expedición, en un documental

Esta noche, a las 23, el canal The History Channel emitirá el documental Titanic, misterio resuelto , que, estrenado en simultáneo en todo el mundo, revelará el resultado de la más extensa y minuciosa exploración del lugar del hundimiento del legendario barco, realizada en 2010 con la más alta tecnología en imágenes de alta definición (HD). Por primera vez podrá verse el barco completo, así como los restos y escombros encontrados en el mismo lugar donde hace 100 años fueron depositados.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.