Empastillados: el consumo de ansiolíticos y analgésicos, en alza