En Córdoba, el viento dificulta el control de los incendios forestales

Según las autoridades, las llamas están contenidas en un 40%; hace una semana que parte de la provincia está afectada por varios focos que han quemado casi 4000 hectáreas; evacuados y ayuda vecinal
Gabriela Origlia
(0)
1 de octubre de 2019  

CÓRDOBA.- Una semana lleva la provincia de Córdoba bajo fuego, con focos de distintas dimensiones y en paralelo. La rotación del viento al sur de ayer por la tarde bajó las temperaturas, pero, a la vez, siguió complicando la tarea de los bomberos, policías, personal de Defensa Civil y Cruz Roja. Al cierre de esta edición, las zonas más complicadas eran las cercanías de Nono (entre los parajes Ojo de Agua y Pozo Algarrobo) y Salsacate, más al norte. Las llamas estaban contenidas en un 40%, pero no lograban apagarlas. La rotación del viento que se esperaba podría dificultar a otras regiones.

También al anochecer, había focos más chicos en las cercanías de Santa María de Punilla y otro en jurisdicción de Villa Ciudad de América, departamento de Santa María, y Parque Los Reartes, Calamuchita. En cambio, se habían apagado los de La Cumbre y Villa Giardino, donde se quemaron unas 800 hectáreas. Una cifra similar fue afectada por las llamas en Villa Carlos Paz la semana pasada y 2000 en Calamuchita. Desde el miércoles pasado toda la provincia está en "alerta extrema". Desde ese momento las autoridades advirtieron que la situación podría complicarse.

En Traslasierra los vecinos invocaron incesantemente a san Cura Brochero pidiendo "lluvia" (el cura gaucho pasó buena parte de su vida en la zona, donde está su iglesia y santuario). En Mina Clavero, un grupo de gente hizo una cadena humana para colaborar con el enfriamiento de la tierra para evitar fuego. En el área, donde hubo un foco por la mañana, se concentraron unos 150 bomberos y dos aviones hidrantes.

Claudio Manzanelli, intendente de Mina Clavero, indicó a LA NACION que en los terrenos donde se hizo la cadena humana había un campamento de una iglesia evangélica. No hubo necesidad de evacuación y ante el pedido de colaborar "lo hicieron bajo las órdenes de bomberos. Fue una tarea de enfriamiento coordinada", explicó.

En Las Palmas, a 18 kilómetros de Salsacate, la mayor angustia se vivió a las 3 de la mañana, cuando todo el pueblo, unas 50 personas, fue evacuado porque las llamas rodearon la zona habitada. Tres horas después la mayoría volvió a sus casas y el resto quedó en la iglesia de Salsacate hasta la tarde. Un temor importante era que el foco avanzara hacia la reserva natural Chancani y pusiera en riesgo el bosque autóctono.

Un detenido

Un hombre de 56 años fue detenido porque, por su desidia en el manejo de un horno de barro, se habría iniciado el fuego en Las Palmas que avanzó sobre 10 hectáreas. En el caso de La Cumbre, la Justicia descartó las versiones de vecinos que contaron que vieron a personas con linternas o celulares "encendiendo pastizales". La fiscal de Cosquín, Paula Kelm, enfatizó que no hay ninguna confirmación de esa situación. "El foco inicial fue la caída de un pino sobre un tendido eléctrico. La versión de focos intencionales surgió con posterioridad y estamos investigando, pero no hay nada", aportó la funcionaria.

La Cruz Roja Argentina trabaja con voluntarios en Salsacate, Mina Clavero y Taninga. Además, cuenta con un centro de operaciones de emergencia que funciona en la filial local de la entidad. Realizan una evaluación de daños de manera conjunta con Defensa Civil de la provincia. Brindan atención en primeros auxilios y apoyo psicosocial a los damnificados y en los centros de evacuados.

Rodrigo Cuba, director nacional de Respuestas de Emergencia de la institución, indicó a LA NACION que hay 25 personas ubicadas en Traslasierra: "Apoyamos a quienes regresan a sus casas y estamos alerta a la posibilidad de nuevas evacuaciones. Colaboramos en todo lo que podemos. En Nono está el mayor riesgo y mucha gente no quiere dejar su lugar para prevenir".

Claudio Vignetta, secretario de Control de Riesgo de la provincia, explicó a LA NACION que esta es una época "crítica" de incendios forestales: "El clima potencia los problemas. No es el peor año que hemos tenido, en 2013 hubo hasta 100 focos simultáneos, hubo que evacuar un pueblo completo en Calamuchita. Ahora tenemos muchos focos activos juntos pero la cantidad es menor que en aquel momento".

Hace seis años fueron los peores incendios de la historia registrada en Córdoba. Los fuegos fueron entre el 6 y el 12 de septiembre de ese año y las hectáreas quemadas sumaron 40.000, la mayoría en zonas de bosques y pastizales de las sierras. Los valles más afectados fueron Punilla, Paravachasca y Calamuchita. El día 10 fue el más complicado, con decenas de focos en toda la geografía.

Vignetta enfatizó que las condiciones actuales favorecen los incendios: "La sequía es extrema. Hay mucha carga de combustible. La vegetación está seca y los vientos no cesan. Preveíamos que podíamos tener situaciones muy complejas". Dijo que la reacción de los vecinos es de colaboración y aceptación de las indicaciones que se les dan: "Tenemos un gran equipo de trabajo; se respeta a rajatabla el protocolo de actuación. La prioridad, en cada caso, es preservar las vidas y los bienes de las personas".

En Córdoba hay 5000 bomberos y todos están a disposición. Las autoridades señalan que "hay llamados permanentes" de todos los cuarteles para colaborar con los frentes más difíciles pero que se van "dosificando" los movimientos para contar con recambio y, a la vez, para "cuidar los lugares donde no hay fuego pero que tienen riesgo". Operan seis aviones hidrantes, dos aportados por la Nación, más el helicóptero de la provincia.

"Estamos en contacto permanente con el secretario de Protección Civil de la Nación. Nos ofrecieron apoyo terrestre pero por ahora entendemos que no es necesario. Trabajamos en conjunto y en colaboración", describió Vignetta.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.