En Punta del Este hubo menos presencia de turistas de clase media

El balance de operaciones es dispar, según el rubro; cayeron los alquileres, pero crecieron los consumos en gastronomía
El balance de operaciones es dispar, según el rubro; cayeron los alquileres, pero crecieron los consumos en gastronomía Fuente: LA NACION - Crédito: Diego Lima
José María Costa
(0)
14 de enero de 2020  

PUNTA DEL ESTE.- Más corta, con menos presencia de clase media y con nuevos trucos para sortear la devaluación que la Argentina sufrió en 2019 y el extra del 30% para compras en el exterior, se vivió en la costa esteña un arranque de temporada similar al del verano pasado.

La evaluación es distinta según el sector del turismo consultado. En algunos casos afirman haber aumentado hasta un 20% las operaciones, mientras otros señalan una baja en igual porcentaje.

"El turismo muchas veces es impactado por situaciones externas al sector. Como ejemplo, tenemos la megadevaluación en la Argentina, el cepo en el período del presidente Mauricio Macri y las medidas del nuevo gobierno con el recargo del 30% para las compras en el exterior. Nos afectaron, sobre todo, en nuestro sistema de promoción que estaba basado en la devolución del IVA, un esfuerzo enorme que hace Uruguay para atraer los turistas usando la tarjeta", analizó ante LA NACION Liliam Kechichián, ministra de Turismo de Uruguay.

Uno de los rubros donde más se sintieron las restricciones y la devaluación fue el de los alquileres. Según Javier Sena, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Maldonado, "es una temporada que viene con un 15 a 20% menos en los alquileres en comparación con el año pasado. El clima es muy bueno y el consumo también es bueno; la baja en los alquileres se debe a la diferencia cambiaria que tenemos con la Argentina".

Consultado sobre si la baja se dio en todos los segmentos de alquileres o en alguno en particular, explicó: "Se dieron en los uno y dos dormitorios. El 15 o 20% que baja es ese argentino de clase media, media alta. Esos son los que faltaron por razones cambiarias".

"En el rubro hotelero, los primeros 15 días fueron iguales que el año pasado en cantidad de personas. Esto se logró porque se bajaron tarifas. Entonces hubo igual o un poco más de ocupación", dijo a LA NACION Analía Suárez, del Centro de Hoteles de Punta del Este, y agregó: "Fue igual que la temporada pasada, que no fue buena porque ya se venía con crisis. Pero si bajás tarifas, las personas vienen así que se pudo equiparar en volumen".

Destinos

"Aún no tenemos las cifras discriminadas por destinos. Pero los más tradicionales en estas fechas siguen siendo Punta del Este, Piriápolis, Rocha, Canelones y Montevideo, que reciben mucha gente del interior de la Argentina. No sentimos que haya una diferencia muy grande respecto del año pasado", dijo Kechichián.

Sobre la cantidad de turistas que llegaron a Uruguay entre las fiestas y los primeros 10 días de enero, indicó: "Hubo una respuesta fantástica de los brasileños, que aumentaron respecto del año pasado. En el caso de los argentinos, que son los que representan el mayor porcentaje, no tenemos el número final, pero sí referencia en ciertos puntos de ingreso. Algunos lugares como barcos que nos dicen que son menos, pero en el puente de Fray Bentos son un poquito más. De igual manera, son más de los que esperaban los operadores".

Para Sena, a pesar de la baja en el sector inmobiliario, la llegada de argentinos no bajó considerablemente respecto de la temporada pasada. "Tenemos la doble particularidad de que faltan argentinos para alquilar, pero muchas veces los que tienen esas propiedades en alquiler son argentinos que deciden usarlas ellos ante la falta de inquilinos. Punta del Este siempre estará lleno en un 90%", describió.

Suárez también pertenece al sector gastronómico, con un parador en la costa esteña, y explicó que allí hubo un aumento en los consumos que rondó el 20%: "En el restaurante de playa nos fue muy bien este año. Mucho brasileño y bastante argentino. Hicimos un 20% más de cubiertos que el año pasado. Creo que se dieron cuenta de que convenía comer afuera antes de ir al supermercado. Porque con la devolución del IVA del 18%, más el descuento de las tarjetas que podía llegar al 30%, se comía casi a mitad de precio de mercado", dijo.

En este tema también hizo foco la ministra de Turismo. "Junto al sector privado encontramos algunas alternativas, como las tarjetas prepagas. Todo sirvió para que llegara un número interesante de argentinos", recordó.

Una estrategia para sufrir menos el impacto fue llevar mercadería desde la Argentina y seleccionar locales gastronómicos que contaran con descuentos de tarjetas de crédito. Algunos restaurantes que no tenían convenios con tarjetas empezaron a hacer descuentos, de hasta el 25%, por pagos en efectivo. Incluso, ofrecían mejor cotización del dólar que algunas casas de cambio.

Los eventos sociales también modificaron su perfil se sintió el cambio. Volvieron con fuerza las megafiestas electrónicas al borde de la playa y casi desaparecieron los eventos VIP destinados a 300 o 400 personas máximo.

El futuro de la temporada aún es un misterio para los diferentes sectores turísticos. "La gran expectativa es lo que se viene después del 15 de enero porque la gente reserva más sobre la hora. Entonces, estamos acá expectantes. Por suerte, el clima está siendo bueno y eso determina mucho que la gente venga para acá", dijo Suárez. "Tenemos la enorme ventaja de la altísima fidelidad que tienen los argentinos con Uruguay", cerró Kechichián.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.