Expectativa por el lanzamiento del satélite argentino ARSAT-1

Fuente: Archivo
Mañana despegará el cohete desde la Guyana Francesa, con el artefacto construido en el país; el satélite se ubicará en una órbita geoestacionaria a 36.000 kilómetros de la Tierra
(0)
15 de octubre de 2014  • 18:42

Mañana será el lanzamiento y puesta en órbita del primer satélite de comunicaciones argentino ARSAT-1, que demandará un procedimiento complejo en el que intervendrán más de un centenar de personas en la Guayana Francesa y la estación terrena de la localidad bonaerense de Benavídez.

El lanzamiento del ARSAT-1 se cumplirá mañana a las 18 horas de Buenos Aires desde el Centro Espacial de Guayana, en la ciudad de Kourou, tras la orden que dará la ingeniera argentina Ana Caumo, jefa del proyecto de construcción en la empresa estatal INVAP.

Media hora después el cohete Arianne 5 dejará al satélite a 300 kilómetros sobre el nivel del mar y desde ese momento será tarea del personal de ARSAT e INVAP llevar el ARSAT-1 hasta la posición 71,8 grados de longitud oeste, donde quedará en órbita para ofrecer servicios de telecomunicaciones.

"Hay una ventana entre las 18 y las 19 para poner al ARSAT-1 en el espacio", explicó a la prensa José Aurelio, jefe de Operaciones Satelitales de la Estación Terrena Benavídez.

"El equipo estará monitoreando el lanzamiento y después de cuarenta minutos de vuelo quedará en la posición de inyección, y ahí el satélite se desprenderá del cohete y lo empezaremos a dirigir desde Argentina", precisó.

Aurelio indicó que "luego del lanzamiento tenemos unos diez días de órbita de transferencia hasta llegar a la geoestacionaria". Durante este período los técnicos argentinos harán una serie de maniobras y cálculos para lograr que el satélite se mantenga en su posición y a 36.000 kilómetros de altura de manera constante.

"Después del lanzamiento, en aproximadamente un mes y diez días estará listo para prestar servicio", estimó el jefe de operaciones.

Un desarrollo argentino

Este nuevo satélite made in Argentina marca un avance tecnológico de primer orden: si todo sale como está previsto, con este lanzamiento el país se incorpora a la élite de naciones poseedoras del know how indispensable para hacer frente a los monumentales desafíos que implica poner uno de estos aparatos a casi 36.000 km de altura para brindar servicios de telefonía y datos, TV e Internet. Los otros siete miembros del club son Estados Unidos, Rusia, China, Japón, Israel, la India y la Unión Europea.

El desarrollo del ArSat-1 empezó en 2007, tras el requerimiento del Gobierno para que la empresa Argentina Satelital armara una constelación de satélites geoestacionarios que cubriera todo el territorio argentino

El plan surgió de la necesidad de retener las posiciones orbitales que la Unión Internacional de Telecomunicaciones le había asignado al país. Estos slots [o "cajas"] se pierden si no se utilizan dentro de un cierto lapso, generalmente tres años, y hasta ahora la Argentina estaba alquilando viejos satélites para mantener los derechos orbitales a un costo de alrededor de 25 millones de dólares anuales.

El desarrollo del ArSat-1 empezó en 2007, tras el requerimiento del Gobierno para que la empresa Argentina Satelital armara una constelación de satélites geoestacionarios que cubriera todo el territorio argentino
El desarrollo del ArSat-1 empezó en 2007, tras el requerimiento del Gobierno para que la empresa Argentina Satelital armara una constelación de satélites geoestacionarios que cubriera todo el territorio argentino Fuente: Archivo

Las posiciones orbitales se agotan y hay algunas más valiosas que otras. En el caso del ArSat-1, que ocupará la de 72° Oeste, el área de cobertura abarcará la Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay. El aparato tiene 3,5 Kw de potencia y 24 transponders de la banda Ku [uno de los rangos de frecuencias utilizados en las comunicaciones vía satélite] .

Este satélite geoestacionario tiene una sola carga útil , pero por ejemplo el SAC-D [que la Conae puso en órbita el 11 de junio de 2011] llevaba siete experimentos diferentes. Ahora, si los paquetes científicos dejan de funcionar una vez que se recogieron los datos, no importa; pero los comerciales tienen que andar, y cuanto más tiempo, mejor.

Con la colaboración de Nora Bar

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.