¿El que cocina no lava? Por qué las domésticas siguen siendo tareas de mujeres

María Ayzaguer
(0)
21 de marzo de 2019  • 11:33

La única regla de oro en el hogar de Nicolás y Paula es que el que cocina no lava. Pero todo el resto de las responsabilidades domésticas no están tan claras y se cumplen poco equitativamente, con la participación de ella en la mayoría de las tareas, pese a que ambos trabajan ocho horas. En la casa de Mariel y Marcelo, donde va una empleada doméstica una vez por semana, la división es más fácil: él se ocupa de las cenas y ella de poner y descolgar el lavarropas.

Un estudio acerca de la brecha de género y tareas hogareñas, que acaba de publicar Opinaia, reveló que las principales responsables de la limpieza del hogar son mujeres. En algo más de 7 de cada 10 hogares en donde conviven parejas las mujeres se hacen cargo mayormente de las tareas de limpieza.

Limpiar los baños, lavar los platos, barrer la casa, lavar la ropa y planchar son apenas algunas de las múltiples tareas de limpieza más habituales del hogar. El 70% de las mujeres realiza 7 o más tareas domésticas versus el 46% de los hombres.

La brecha de participación por actividad más grande se da en lavar la ropa y limpiar los baños: consultados acerca de si lo habían hecho la semana anterior, el 92% de las mujeres había lavado ropa versus el 68% de los hombres, y el 86% de ellas había limpiado los baños, versus el 62% de ellos. En nueve tareas domésticas consultadas, ellas participan mucho más. El 15% de los hombres afirma realizar 2 o menos tareas, valor que desciende al 2% en el caso de las mujeres.

Los principales resultados del estudio determinaron que, para los argentinos, la limpieza es algo muy importante: según los encuestados, tener un hogar limpio genera una mejor calidad de vida en términos de higiene y prevención de enfermedades, así como en relación a la felicidad y bienestar de sus miembros. Sin embargo, la distribución de la limpieza no es equitativa, se registra una brecha de género en el conjunto de tareas de limpieza testeadas. El 65% de los hombres considera que es importante realizar tareas de limpieza en el hogar, pero solo el 37% las realiza a diario. Ellas, en cambio participan en un 50%.

"Estamos todos de acuerdo en que tener limpio el hogar es bueno, pero a pesar de eso no todos limpiamos de la misma manera", explica Guido Moscoso, gerente de opinión pública de Opinaia.

La división de tareas se traduce en una brecha de género en el tiempo que hombres y mujeres le dedican al cuidado del hogar: las mujeres invierten 12.46 horas semanales y los hombres, 8.32. Son unas cuatro horas de diferencia.

En el total de los hogares consultados se determinó que las tareas más importantes son limpiar los baños (89%), lavar los platos (86%) y lavar la ropa (81%). Las cinco tareas más engorrosas: limpiar los baños, limpiar la heladera, planchar la ropa, limpiar el mobiliario y la cocina.

Si se analiza el impacto de tener un hogar limpio en el bienestar personal, el 82% de quienes tienen hogares muy limpios situaron su felicidad entre 7 y 10 (del 1 al 10). Este número desciende al 58% en los hogares poco limpios. Para los consultados, tener un hogar muy limpio impacta en la percepción de la salud y de la calidad del sueño: el 84% de quienes tienen hogares muy limpios considera que tiene una buena salud y el 71% una buena calidad de sueño. En los hogares poco limpios, estas mismas variables descienden al 64% y 44%.

Los hogares más limpios reciben más visitas: en la mitad de los hogares muy limpios sus miembros reciben siempre o habitualmente amigos, parientes o conocidos en sus casas. Por el contrario, en los hogares poco limpios, menos del 30% suele hacer lo mismo. El 19% de ellos no recibe visitas nunca.

¿Y a la hora de trabajar en el hogar? Quienes tienen hogares limpios y ordenados se sienten más concentrados y productivos. El 88% de quienes tienen hogares limpios logra una alta productividad, versus el 52% de los hogares poco limpios. Ahí el 23% registra baja productividad.

"Observamos que en los hogares limpios la gente declara tener mejor estado de salud, dormir mejor, ser más productivo y recibir más visitas. La limpieza importa y tiene un impacto sobre distintos aspectos de la vida, pero no todos limpiamos igual", concluye Moscoso.

A la hora de perpetuar la igualdad, los hombres que limpian su hogar consideran que realizar tareas domésticas es importante para la crianza de los hijos, dado que los educan con el ejemplo. Casi 6 de cada 10 hombres que limpian todos o casi todos los días están totalmente de acuerdo con que la mejor forma de enseñarle a los hijos a realizar las tareas domésticas es con el ejemplo, mientras que solo el 35% de los que limpian con menor frecuencia piensa lo mismo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.