La desafiante operación que afrontó un grupo de médicos en el hospital Gutiérrez: un niño llegó con un tercio de su brazo amputado

La operación se realizó el 8 pasado en el Hospital Gutiérrez
La operación se realizó el 8 pasado en el Hospital Gutiérrez Crédito: Google street view
María Nöllmann
(0)
21 de febrero de 2020  • 22:08

Era sábado a la noche, y Pablo Zancolli, cirujano de mano y miembro superior de la Fundación Favaloro, estaba por comer en su casa junto a su pareja. Pero sus planes cambiaron de manera abrupta cuando miró la pantalla de su celular. Tenía una llamada perdida de Diego Piazza, un colega de la misma especialidad que trabaja en el Sanatorio de La Trinidad de Palermo. A su vez, este profesional había recibido un llamado de Ernesto Varone, del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, que, por su parte, tenía un mensaje de un colega que estaba de guardia.

El motivo de esta cadena telefónica era solo uno y urgente: Ramiro, un niño de San Miguel de seis años, había llegado al Gutiérrez con un tercio de su brazo amputado. Esa tarde había tenido un accidente con un secarropas en su casa y, después de tres derivaciones, llegó a la Capital. Al verlo entrar, los médicos de guardia del hospital comenzaron a llamar a sus colegas que tenían franco, tanto a los del institución como a los externos. El chico necesitaba un reimplante, una operación de alta complejidad que solo puede ser realizada por quienes hacen microcirugías, pero no había ninguno presente esa noche. A esto se sumó la urgencia: según los especialistas, cuanto más tiempo pasa, la posibilidad de que la persona amputada muera aumenta significativamente.

Enseguida, Zancolli tomó su instrumental, pasó a buscar a Piazza y manejó hasta el Gutiérrez. Cuando llegaron, el niño ya estaba en el quirófano, junto con Varone; Marcelo Frosh, cirujano vascular del Hospital Durand, y los cirujanos de guardia.

El hecho ocurrió el 8 pasado, pero se conoció recién hoy, después de que la cuenta oficial de la Asociación de Profesionales del Hospital Gutiérrez subió un hilo de publicaciones a Twitter para relatar la proeza. Según Varone, que es el jefe de del Equipo de Miembro Superior y Mano del hospital, la operación fue un éxito. "El chico está fantástico. Ahora estamos esperando que los nervios se regeneren y se suelden los huesos. Por suerte no se infectó", contó a LA NACIÓN.

Sin embargo, el médico resalta que el éxito de la intervención se debió, en parte, al azar. "De casualidad, llamé a Zancolli y a Piazza, quienes a veces operan conmigo en el Gutiérrez, y estaban disponibles. Si no llegaban a estarlo, íbamos a intentar la operación de todas formas, pero el riesgo era mucho mayor", dice. Según cuenta Varone, la participación de estos dos médicos, que son especialistas en reimplantes, fue indispensable: "Ellos son los que están más entrenados para este tipo de cirugías y, por lo tanto, lo hacen más rápido. El tiempo era fundamental. La amputación era riesgosa: se le habían cortado las arterias", explica.

Riesgos

Una intervención similar ocurrió en 2018, cuando Thiago Mancuso, de cinco años, casi pierde una mano en una escalera mecánica en Constitución. Ese caso también ocurrió durante un fin de semana, y, por lo que Zancolli, Piazza y Varone renunciaron a su franco para estar en la operación. Según el primero, si algo similar ocurriera un día de semana, mientras cada uno está atendiendo a sus propios pacientes, la situación se complicaría.

"Por lo general, en un macro reimplante, el primer riesgo es que se desangre el paciente. Una vez que esto ya está estabilizado, hay que intentar que el tiempo de isquemia, es decir el período en que la extremidad está separada del cuerpo, sea el menor posible", dice Varone. Según explica, cuanto más tiempo pasa, mayor es el riesgo de que el miembro amputado produzca toxinas que terminen siendo un riesgo serio para la vida del paciente. "Es una operación larga y, a la vez, no pueden pasar más de seis horas desde que ocurrió el accidente", indica.

"El reimplante se hizo porque había gente dispuesta a ayudar, a pesar de que no le paguen", opina Varone. Sin embargo, según él, siempre se ve este tipo de colaboración desinteresada entre médicos. "Es parte de nuestra vocación. Cuando ocurrió el atentado de la AMIA, nos quedamos todos de guardia por las dudas. En Cromañón fue igual", cuenta.

Reclamo

A partir del caso de Thiago Mancuso, el equipo de Mano y Miembro Superior del Gutiérrez le propuso a las autoridades de Salud de la Ciudad de Buenos Aires la creación de un equipo de reimplante público, un grupo organizado compuesto por especialistas en microcirugías al que se deriven ese tipo de casos. Según Zancolli, esto permitiría que siempre haya un grupo disponible para intervenir cuando ocurra una emergencia de este estilo. "Esta vez cancelamos toda la guardia. Por suerte no ocurrió nada serio: llegaron solo tres personas con fracturas y se las retrasó para el día siguiente. Pero si hubiera habido otro caso serio, habríamos estado en problemas", concluye Varone.

Voceros del Ministerio de Salud de la Ciudad destacaron la capacidad de estos profesionales y del hospital y afirmaron que el diálogo para armar una estructura orgánica de este estilo dentro del Gutiérrez está abierto.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.