La historia detrás de la icónica foto de Buenos Aires desde arriba, llena de jacarandás

La foto de los jacarandás en Figueroa Alcorta se convirtió en una imagen icónica de Buenos Aires (Sol Torres Zavaleta)
La foto de los jacarandás en Figueroa Alcorta se convirtió en una imagen icónica de Buenos Aires (Sol Torres Zavaleta)
Tomás Sanguineti
(0)
18 de mayo de 2020  • 23:48

La foto aparece luego de una búsqueda de Google, en una nota bloguera sobre el Malba. Ese museo fue una de las pocas entidades en reconocer a la autora original de la recordada fotografía aérea de la Avenida Figueroa Alcorta, con los jacarandás a todo color.

"La empecé a ver en todos lados. Primero la publicó un conocido portal de noticias y después le siguieron otras páginas. Hasta hubo influencers que la subieron. Yo les decía, 'se está viralizando, ¿me podrías ayudar poniéndole mi nombre?'", recuerda la fotógrafa Sol Torres Zavaleta, quien hizo la captura en 2012, cuando tenía 19 años.

La foto original: Buenos Aires desde arriba y sus jacarandás (Sol Torres Zavaleta)
La foto original: Buenos Aires desde arriba y sus jacarandás (Sol Torres Zavaleta)

La mayoría la bloquearon o la ignoraron. Sus amigos y familiares le mandaban los links en donde iba apareciendo la captura, y la ayudaban a reclamar su autoría. La empezaron a contactar amigos de amigos y desconocidos, diciéndole que otras personas la estaban publicando adjudicándosela como propia.

"La llegué a encontrar en una página japonesa. Después la subieron en 9GAG y Tumblr. Decía 'artista: desconocido'. Me acuerdo que un tipo llegó hasta mi página de Facebook y me la quiso comprar. Le pedí 100 dólares. Le pareció muy cara. Fue en el 2012, creo que eran 500 pesos", recuerda.

En los hechos, la foto ya no le pertenecía a ella. "Una prima mía, que se había recibido poco antes de Diseño de Imagen y Sonido, me dijo: 'Una vez que se publicó en Internet, es de Internet'".

La foto

En ese momento, todavía los drones no eran tan accesibles. La autora se subió al piso 46 del Le Parc, en donde vivía un familiar de su primer novio. "Esa foto la planee por un año. Caminaba por Buenos Aires, veía todas las flores de Jacaranda en el piso y pensaba, 'qué bien se vería desde arriba'".

"La iba a hacer en el 2011 pero se me pasó la época. Entonces, espere hasta noviembre de 2012. Cuando vi la toma, la ciudad me parecía sucia. La desaturé y elevé los blancos. Todo lo que quedó es el violeta del Jacarandá y el verde, que es el color natural. Justo era un día nublado, lo que ayudó mucho a la apreciación del color", detalla.

También hay una captura más nocturna, que a la luz de los hechos, sirve como prueba. Es similar, pero mirando para el otro lado de Figueroa Alcorta, y sin jacarandás. "Era la idea original, el contraste entre Buenos Aires de día y de noche".

Buenos Aires anocheciendo, a fines del 2012 (Sol Torres Zavaleta)
Buenos Aires anocheciendo, a fines del 2012 (Sol Torres Zavaleta)

En 2013, el Malba publicó la foto desde su cuenta de Instagram. "Les expliqué que era mi foto y que tenía este problema. Y ellos enseguida me entendieron y pusieron mi nombre", aclara agradecida.

"Estaba orgullosa de que el mundo conociera algo que hice. No es que tenía la necesidad de que la gente supiera que era mía, pero sí me molestaba que otros se la estén adjudicando", explica la fotógrafa. "Me consolaba diciendo, 'bueno, será como las fotos de los fondos de pantalla de Windows, son buenas pero nadie sabe de quién son'", bromea.

"Hoy la miro y le veo muchos errores en la técnica de fotografía. Pero lo impresionante es que algo, sin quererlo, se viralice tanto. Otras veces, te esforzas mucho y no se da a conocer tu trabajo. Hoy, antes de publicarla, hubiese tomado otras medidas. Es difícil obtener reconocimiento. Más en este mundo tan viral", concluye.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.